Células fetales: un recuerdo del embarazo

CaminoCCMSalud - 23 de septiembre de 2015 - 09:53

Células fetales: un recuerdo del embarazo

Las células del feto que permanecen en el cuerpo tras el embarazo podrían afectar a la salud de la mujer.

(CCM SALUD) - Las células fetales pueden afectar tanto positiva como negativamente a la salud de la mujer, según un artículo publicado en la revista Bioessays. Al parecer estas células producen sustancias químicas que afectan a los procesos biológicos de la madre, lo que permite al feto manipularla desde el interior. El comportamiento de la glándula tiroides confirmaría esta hipótesis.



En la década de los noventa, los científicos descubrieron que las células del feto pueden salir del útero y desplazarse por el cuerpo de la madre durante el embarazo. A este hallazgo lo llamaron microquimerismo fetal. Posteriormente, un estudio desarrollado a partir de ratones hembra demostró que las células fetales que terminan en el corazón de la madre se convierten en parte del tejido cardíaco.

Últimamente, algunos investigadores han hallado indicios que apuntan a que el microquimerismo puede perjudicar a la salud de la mujer, mientras otros afirman que la protegen. Así, se han descubierto tumores llenos de células fetales lo que indicaría que estas células podrían contribuir a la aparición del cáncer.

En el artículo, Boddy, Sayres y sus compañeros señalan que las células fetales generan ciertas sustancias químicas que afectan a los procesos biológicos de la madre, como en el caso de la glándula tiroides. En efecto, se sabe que las madres cuidan a los bebés mediante su calor corporal. Esta glándula situada en el cuello actuaría como un termostato y, en teoría, las células fetales de la tiroides podrían hacer que la madre generase más calor que sin dichas células.

No obstante, las mujeres también se protegen durante este forcejeo evolutivo ya que el sistema inmunitario muestra una actividad frenética tras el parto, posiblemente para deshacerse de las células fetales que hayan quedado.

En los próximos años, los científicos deberán investigar de qué forma las células fetales que se han establecido en el cerebro influyen en el comportamiento de la madre, particularmente sobre su salud mental durante el posparto.

Foto: © Pixabay.