Lácteos: imprescindibles en cada etapa de la vida

CaminoCCMSalud - 16 de diciembre de 2015 - 12:13

Lácteos: imprescindibles en cada etapa de la vida

Niños, deportistas, embarazadas y ancianos obtienen beneficios diferentes del consumo de leche y productos lácteos.

(CCM Salud) - Consumir leche y productos lácteos aporta beneficios diferentes en cada etapa de la vida. Estos productos fortalecen los huesos, regulan el peso corporal, aumentan y conservan la masa muscular y mantienen el colesterol a raya, según informa InLac (una organización interprofesional láctea española) en su página web.

Los productos lácteos son alimentos muy completos y valiosos desde el punto de vista nutricional. En la infancia, consumir las cantidades recomendadas de leche y productos lácteos-fijadas a dos o tres raciones al día- ayuda a fortalecer los huesos para un óptimo crecimiento y aumenta la masa muscular, además de aportar energía.

Los adolescentes también se benefician de las propiedades nutricionales de estos alimentos puesto que las proteínas de la leche regulan el peso corporal al mismo tiempo que el aporte de calcio ayuda a adquirir una masa ósea adecuada y a reducir el riesgo de padecer osteoporosis en la etapa adulta. El consumo adecuado para ellos, según los expertos, sería de tres o cuatro raciones al día.

Sin embargo, los grandes beneficiados por el consumo de leche y productos lácteos son los deportistas, las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y los ancianos. En el caso de los deportistas, los carbohidratos en forma de lactosa presentes en estos alimentos favorecen la rehidratación y las proteínas aumentan y conservan la masa muscular.

Las mujeres, particularmente en períodos como el embarazo, la lactancia o la menopausia, deben consumir la cantidad recomendada de estos productos -de entre 1.000 y 1.200 mg al día-, ya que el organismo necesita aún más calcio.

Por último, para los ancianos, la ingesta de calcio y vitamina D presente en productos lácteos de fácil consumo disminuye el riesgo de padecer hipertensión y mantiene los niveles normales de colesterol en la sangre.

Foto: © Pixabay.