Hallada la proteína que impide combatir la cirrosis

CaminoCCMSalud - 24 de diciembre de 2015 - 13:40

Hallada la proteína que impide combatir la cirrosis

Cientificos han descubierto que la inhabilitación de una proteína permitiría combatir la cirrosis hepática.

(CCM Salud) – La inhibición de la proteína CPEB4 permitiría al hígado regenerarse completamente del daño causado por la cirrosis hepática. Esta es la conclusión de una investigación realizada por científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer, en Barcelona, España. El siguiente objetivo es obtener un fármaco que inhiba la proteína sin causar efectos secundarios.



La cirrosis es una enfermedad crónica que convierte progresivamente el tejido sano del hígado en tejido fibroso mediante una acumulación de cicatrices que impiden la circulación normal de la sangre y el correcto funcionamiento del hígado. Las células del hígado intentan reparar el daño que causa la cirrosis y crean nuevos vasos sanguíneos fuera del hígado con el fin de facilitar la circulación sanguínea pero logran el efecto contrario.

Ahora un equipo de investigadores ha comprobado que la molécula encargada de la generación vasos sanguíneos anómalos fuera del hígado es la proteína CPEB4. Por tanto, durante las pruebas con ratones “al quitar esta proteína, inhibimos la formación de vasos sanguíneos malos sin hacer daño a los buenos" ha afirmado Raúl Méndez, investigador en la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados según informa el diario El País.

Aunque los resultados de la investigación, publicada en la revista Gastroenterology son muy buenos, los científicos reconocen que necesitarán algún tiempo para trasladar el hallazgo a la práctica clínica y que están centrando sus esfuerzos en obtener un fármaco que anule el funcionamiento de la proteína CPEB4.

La hepatitis C, el alcoholismo y la obesidad son las principales causas de la cirrosis, una enfermedad que está entre las 10 primeras causas de muerte en países desarrollados.

Foto: © Fotolia.