Cómo leer las etiquetas de los alimentos

CaminoCCMSalud - 25 de abril de 2016 - 23:30

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

A pesar de haber sido regulada, la información de las etiquetas de los alimentos es confusa y difícil de entender.

(CCM Salud) — El etiquetado de los alimentos debe ser claro porque la salud depende, en gran medida, de lo que comemos. Organizaciones de consumidores y otras instituciones relacionadas con la nutrición alertan sobre la falta de claridad de las etiquetas de los productos envasados, una información que ha sido regulada por la Unión Europea en una normativa del año 2011.

El correcto etiquetado ayuda a evitar un consumo irresponsable de ciertos alimentos. Aunque no haya estudios concluyentes, cuanto más transparente y clara es la información de las etiquetas para el consumidor y mayor es el control publicitario de los alimentos, menor es la tasa de sobrepeso en un país, asegura Aitor Sánchez, dietista-nutricionista y miembro del comité científico de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), según informa El País.

Además, las etiquetas deben contener una lista de ingredientes, la fecha de consumo preferente y de caducidad, el país de procedencia del alimento, las sustancias (impresas en negrita) que pueden causar alergias o intolerancias como el gluten, los frutos de cáscara, la leche o los cacahuetes, así como la información nutricional (obligatoria a partir de diciembre 2016 en la Unión Europea). Esta última incluye datos sobre las calorías del alimento por cada 100 gramos y el porcentaje que representa sobre la cantidad diaria recomendada para una persona (alrededor de 2.000 calorías). La etiqueta también debe indicar la cantidad de grasas totales, grasas saturadas (las más perjudiciales son las "grasas trans"), hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal (antes escondida tras el término confuso de "sodio").

Muchos especialistas desaprueban los anuncios que el fabricante sitúa en la parte frontal del alimento sobre un nuevo ingrediente que se ha añadido a la receta para hacer pasar por saludable un alimento que no lo es. Se incluyen en este apartado los anuncios engañosos tales como "magdalenas con cero azúcares añadidos".

Foto: © Pixabay.