Cómo prevenir un golpe de calor en un bebé

CaminoCCMSalud - 26 de mayo de 2016 - 18:40

Cómo prevenir un golpe de calor en un bebé

Los golpes de calor son muy peligrosos para un bebé pero pueden prevenirse con una serie de medidas.

(CCM Salud) — Los bebés son más propensos a deshidratarse y sufrir golpes de calor en verano. Los expertos ofrecen una serie de pautas para evitarlo.



Los golpes de calor aparecen como consecuencia de una excesiva pérdida de líquidos. Los síntomas más comunes son los mareos, dolores de cabeza y aumento de la temperatura corporal. Pero en los casos más graves, el bebé puede experimentar fatiga, náuseas, vómitos, taquicardia, enrojecimiento de la piel o dificultad respiratoria.

Para prevenir los golpes de calor, los expertos aconsejan no exponer al bebé durante mucho tiempo al sol durante un día de playa sino alternar los momentos al sol con pausas frecuentes en la sombra, así como mantenerle hidratado durante todo el día.

Asimismo, se recomienda cubrir al bebé con gorras y sombreros y vestirle con prendas ligeras de algodón y de colores claros, además de utilizar siempre sombrillas para protegerle de los rayos directos del sol.

También se debe evitar dejar a un bebé solo en un coche con las puertas y ventanas cerradas. Esta es una de las causas más frecuentes de muerte infantil por golpe de calor.

Si los padres sospechan que el bebé ha sufrido un golpe de calor deberán tomar medidas para disminuir su temperatura corporal, como por ejemplo ofrecerle agua, ventilar la zona donde se encuentre o retirarse del lugar donde esté expuesto a irradiación directa del sol", ha explicado la pediatra del Hospital Quirónsalud San José, Wendy Almanzar.

Foto: © Pixabay.