El peligroso auge de los fluidos corporales medicinales

CaminoCCMSalud - 7 de julio de 2016 - 23:54

El peligroso auge de los fluidos corporales medicinales

Especialistas advierten que el uso doméstico de fluidos corporales es muy peligroso para la salud.

(CCM Salud) — Secreciones vaginales para inmunizar a bebés, orina contra la piel seca, batidos de leche materna para mejorar la condición física de los deportistas y trasplantes de heces para tratar infecciones intestinales son algunos de los tratamientos basados en fluidos corporales que, empleados fuera del ámbito sanitario donde se ha probado su eficacia, resultan muy peligrosos para la salud.



Los baños de bacterias vaginales de la madre se emplean para reforzar el sistema inmunitario de los bebés nacidos por cesárea. Sin embargo, transferir bacterias a un bebé sin control médico puede causarle una infección generalizada.

Aunque no se ha probado científicamente que el consumo de leche materna sea beneficioso para la salud en adultos, actualmente, en países como China se ha puesto de moda beber leche materna para fortalecer los músculos. Sin embargo, la compraventa de leche humana por Internet para el consumo doméstico entraña riesgos puesto que además de contener drogas y medicamentos, puede transmitir enfermedades como el sida o la hepatitis B.

En Latinoamérica se está extendiendo el consumo de orina para depurar el organismo, así como el uso tópico y las inyecciones de esta sustancia para combatir la piel seca. No obstante, los especialistas advierten que la orina acumula residuos y sustancias tóxicas para el organismo.

El trasplante de heces en el ámbito médico permite restaurar la flora intestinal de personas enfermas y combatir las infecciones intestinales. En cambio, los trasplantes de heces domésticos pueden lesionar el intestino y transmitir enfermedades.

Foto: © Pixabay.