Cortes de digestión y otros mitos del verano

CaminoCCMSalud - 17 de agosto de 2016 - 09:53

Cortes de digestión y otros mitos del verano

Expertos desmontan algunos de los mitos asociados a la alimentación y al proceso digestivo durante el verano.

(CCM Salud) — Bañarse después de la comida no provoca cortes de digestión, el pescado a la plancha no es un remedio contra la indigestión y en verano, las siestas y los helados podrían ser menos saludables de lo que se cree.



No es necesario esperar a terminar la digestión para poder bañarse en la piscina puesto que el proceso digestivo no se corta, en realidad puede durar entre dos horas y dos días (para alimentos pesados). El corte de digestión o hidrocución se produce como consecuencia de un cambio brusco de temperatura -ya sea por frío o calor- en el cuerpo durante el proceso digestivo. Así, el corte digestivo puede producirse tanto por el contacto con el agua muy fría como por la realización de deportes después de comer cuando hace mucho calor, explica Ana Bellón, experta en medicina familiar y directora del Centro Médico Bellón, según informa el diario 20 minutos.

Contrariamente a lo que se cree, los expertos desaconsejan tomar pescado a la plancha o una tortilla de huevo para cenar si la comida ha producido indigestión ya que tanto la yema de huevo como el pescado son alimentos difíciles de tolerar.

Tampoco es cierto que el helado ayude a hacer la digestión. Al contrario, su alto contenido en azúcares y grasas lo convierten en un postre pesado e indigesto.

Las bebidas frías no solo no sientan mal sino que son necesarias para regular la temperatura corporal e hidratar el organismo. Ahora bien, se aconseja evitar el consumo excesivo de alcohol y de zumo de naranja en ayunas porque puede provocar diarrea, dolor abdominal o pesadez.

La siesta puede no ser tan beneficiosa en verano ya que el calor estival y la posición horizontal además de dificultar la digestión engorda.

Foto: © Pixabay.