6 enfermedades asintomáticas

CaminoCCMSalud - 10 de enero de 2017 - 17:33

6 enfermedades asintomáticas

Las enfermedades silentes progresan sin producir síntomas en el enfermo.

(CCM Salud) — La hipertensión, el glaucoma, la diabetes tipo 2 o el cáncer de pulmón son algunas enfermedades asintomáticas que pueden pasar desapercibidas hasta que ya es demasiado tarde para la salud del enfermo.



La hipertensión es el aumento de la tensión arterial por encima del límite normal de 140/90 mmHg. Los ancianos, enfermos renales, las embarazadas o personas con antecedentes de infarto o ictus son propensas a padecer hipertensión y por tanto tienen más probabilidad de sufrir un infarto o ictus, ha explicado el médico de familia Vicente Baos al diario El País.

El glaucoma o aumento patológico de la presión intraocular causa la pérdida del campo visual periférico y de la agudeza visual. Si se diagnostica demasiado tarde puede provocar ceguera. Esta enfermedad permanece silente porque el cerebro rellena las zonas borrosas y las integra.

La hiperglucemia en adultos es asintomática en un principio, después puede aumentar tanto el apetito como la necesidad de orinar y produce mucha sed. Los especialistas recomiendan controlar el peso corporal y mantenerse en buena forma física para prevenir su aparición.

La apnea del sueño obstructiva hace referencia a la obstrucción de la vía aérea superior que provoca una pausa de la respiración. El ronquido vuelve a abrir la vía y permite la respiración. Aquellos que la sufren creen que el ronquido es algo normal. Alrededor del 90 % de los casos no están detectados y pasa especialmente desapercibida entre las mujeres.

El síndrome del ovario poliquístico producido por un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas se incluye dentro de las enfermedades asintomáticas porque las mujeres, particularmente las adolescentes, no dan importancia a los cambios de la regla. Sin embargo, el ginecólogo José Ramón Serrano, presidente de la Sociedad Española de Contracepción, recomienda acudir a un médico cuando cambia el patrón de sangrado o cuando se tiene tres meses de amenorrea.

Asimismo, el cáncer de pulmón es asintomático hasta que empieza a provocar tos y se diagnostica mediante una radiografía. El cáncer de próstata puede estar en fase avanzada y no causar el mínimo problema urinario y en el de páncreas, los síntomas son vagos, de modo que la enfermedad permanece silente hasta que crece considerablemente.

Foto: © Antonio Guillem - Shutterstock.com