Veneno de tarántula para quemaduras

José_Bautista - 6 de noviembre de 2017 - 14:38

Veneno de tarántula para quemaduras

Un estudio ha hallado una toxina capaz de bloquear el canal de transmisión de dolor al cerebro.

(CCM Salud) — Una investigación (en inglés) dirigida por el Imperial College London ha descubierto que una toxina del veneno de la tarántula es capaz de desactivar la transmisión de dolor de las neuronas al cerebro. El objetivo es mitigar la intensa sensación dolorosa producida en caso de quemaduras que puede prolongarse durante años y llegar a provocar otras enfermedades asociadas como depresión, desórdenes mentales o suicidios.



El estudio, realizado con ratones de laboratorio y publicado en The Journal of Molecular Medicine (en inglés), analizó el recorrido de la sensación de dolor desde los receptores hasta el cerebro pasando por la médula espinal y descubrió que es posible bloquear el canal de sodio que permite esta conexión, el Nav 1.7, el cual funciona como "interruptor" de las neuronas. Los científicos descubrieron que existe una toxina en el veneno de la tarántula, denominada protoxina II capaz de frenar la conexión entre los nociceptores (primeros perceptores del dolor) y la médula, impidiendo que la sensación del sufrimiento llegue a ser reconocida por el cerebro.

"Conseguimos lo mismo que con la morfina pero sin los efectos secundarios del fármaco que, como cualquier opiáceo, reduce la tasa respiratoria y cardiaca, genera dependencia y, con el tiempo, pierde efectividad", declaró José Vicente Torres, responsable del proyecto, a la agencia EFE. A pesar de que no es posible utilizar la toxina de la tarántula para uso clínico, los resultados de la investigación corroboran que el secreto para mitigar la sensación de dolor pasa por bloquear el canal Nav 1.7, lo que permitirá continuar los estudios sobre otros fármacos y tratamientos.

En marzo de este año se publicaron los resultados de una investigación estadounidense que demostró que el veneno del caracol marino (conocido como "cono real") posee un compuesto, el RgIA4, que puede actuar sobre los receptores nicotínicos de la membrana celular para bloquear la transmisión de dolor y sustituir otros analgésico opiáceos.

Foto: © anetlanda - Shutterstock.com