Los aportes suplementarios con vitaminas D, K y fluor

Junio 2018
Los aportes suplementarios de estas vitaminas pueden ser necesarios en determinadas circunstancias pero no siempre.


Cal C Vita Fluor

Lo toma la mujer embarazada a partir de las 12 semanas de gestación. Si la paciente consume lácteos debe tomar un solo comprimido por día hasta el final de embarazo. Si no lo hace debe tomar dos comprimidos.

Gotas de flúor

El flúor es un mineral que interviene en la prevención de la caries dental. Este mineral se puede consumir de diferentes formas: tópica en forma de cremas dentales, enjuagues bucales, barnices o geles) o sistémica (suplementos de flúor, agua fluorada, sal). Practicamente todas las pastas de dientes que existen actualmente en el mercado contienen flúor. Cuando no se lavan los dientes cada día con una pasta de dientes fluorada o cuando aumenta el riesgo de caries, se pueden recomendar fuentes de suplementos de flúor. En los niños mayores de 6 años de edad los estudios que se han hecho evidencian que los que utilizaron suplementos de flúor tuvieron un efecto preventivo sobre la caries en los dientes permanentes.

Vitaminas ABD para bebés

Le leche materna de las madres vegetarianas de forma estricta no contiene vitamina B12. Por esta razón estos bebés lactantes deben recibir un suplemento de vitamina B12 durante el periodo de lactancia.
La leche materna tampoco contiene suficiente vitamina D debido a que esta vitamina no ingresa al organismo a través de la alimentación sino que la debe fabricar nuestro propio organismo gracias a la exposición de la piel a la luz solar. Por esta razón muchos bebés reciben suplementos de vitamina D durante sus primeros meses de vida, especialmente aquellos que han nacido en otoño o en invierno. Se recomiendan los suplementos en vitamina D en los niños amamantados excepto en aquellos que ingieran al menos 500 ml/día de fórmula suplementada con Vit D y en todos los niños no amamantados que ingieran menos de 500 ml/día de fórmula suplementada.
En cuanto a la vitamina A los niños nacen con pocas reservas y dependen de fuentes externas, especialmente de la leche materna. En aquellas zonas donde existen carencias de vitamina A o en aquellas donde la desnutrición es frecuente los lactantes suelen recibir poca cantidad a través de la leche materna debido a que la madre está desnutrida. En estos casos se administran suplementos de vitamina A a los niños de 6 a 59 meses de edad para prevenir las infecciones. Pero hay que tener en cuenta que en los bebés de menos de 6 meses los estudios indican que la administración de suplementos de vitamina A no aporta ningún beneficio con respecto a la reducción del riesgo de enfermedad y muerte.

Vitamina C para bebés de 9 meses

Las madres que dan de mamar a sus bebés y que no siguen una dieta adecuada con una ingesta de cítricos suficiente (naranja, pomelo, mandarina) o de verduras de hojas verdes pueden ver disminuidas sus reservas de vitamina C. En estos casos el bebé recibirá una aporte de vitamina C insuficiente. El déficit de vitamina C se denomina escorbuto y esta patología puede encontrarse en países con escasos recursos pero también en zonas pobres de países desarrollados. Su mayor incidencia se encuentra en lactantes de 6 a 12 meses de edad a los que se alimenta con preparados lácteos artificiales no suplementados con frutas cítricas o vegetales, o bien por error o bien por falta de información de las madres.
Este antioxidante ayuda a mantener un sistema inmune saludable y además protege a las células de la oxidación, por lo que la vitamina C es imprescindible para el bebé.

Vitaminas ACD para bebés: para qué sirven

El ácido fólico o vitamina B6 es fundamental para la reproducción de las células y para el crecimiento y el desarrollo de las neuronas.
La vitamina B12 interviene en la multiplicación de los hematíes de la sangre y en el desarrollo del sistema nervioso.
La vitamina A o betacaroteno tiene propiedades antioxidantes y mejora el sistema inmunológico y el desarrollo de la visión. También es importante en la formación de la piel, los huesos y los dientes.
La vitamina C juega un papel importante en la reconstrucción de los tejidos, mantiene la piel y los ligamentos en perfectas condiciones y fortalece las defensas del organismo. También sirve para absorber mejor el hierro de los alimentos y previene la anemia.
La falta de vitamina C provoca el escorbuto, la falta de vitamina K provoca hemorragias y el déficit de vitamina D provoca raquitismo. Sin embargo, un niño con una alimentación variada y equilibrada no necesita suplementos de vitaminas. En contra de algunos mitos populares, las vitaminas no abren el apetito, pero permiten el buen funcionamiento del organismo porque actúan como catalizadores de los procesos químicos y funcionan como antioxidantes, mejorando la actividad celular.

Vitaminas para el apetito en bebés

En el mercado encontramos complejos multivitamínicos que se promocionan para la pérdida de apetito en los bebés pero no hay ninguna prueba científica que los respalde. En caso de una falta de apetito en un bebé lo que se debe hacer es acudir al pediatra para que busque las causas que la está provocando y que pueden ser muy variadas: parásitos, infecciones, falta de afecto, problemas de mala absorción, cardíacos o renales, inflamaciones...y muchas otras.

Complevita pediátrico

COMPLEVITA® es un complejo de vitaminas que intervienen sobretodo en el mantenimiento de las funciones metabólicas. Cubre las necesidades vitamínicas diarias que requiere el organismo y también intervienen activamente en el metabolismo de carbohidratos, proteínas y lípidos. Su déficit se manifiesta inicialmente con signos y síntomas leves como debilidad, astenia, adinamia y posteriormente con signos francamente patológicos que han dado nombre a diversas enfermedades carenciales como la pelagra, el beri-beri, etc. Las vitaminas que están presentes en este complejo, a excepción de las A y D que son liposolubles, son hidrosolubles, no se acumulan en el organismo, se distribuyen ampliamente y se eliminan por vía renal en la orina.

Enervit gotas

Enervit es un complejo multivitamínico que está indicado en estados deficitarios de vitaminas y minerales especialmente para atletas. Para los bebés existe en forma de gotas ya que su administración a través de un gotero es la mas indicada para esta edad.

Cada día, vitamina D en gotas

En las madres que no se han beneficiado de un suplemento en Vit. D, el aporte de vitamina D en el 3er trimestre de embarazo es muy importante para el metabolismo cálcico del bebé que va a nacer. Los aportes aconsejados en vitamina D son de 800 a 1000 UI/j, después del nacimiento. La leche materna contiene poca vitamina D. Las leches y lácteos infantiles son un aporte suplementario. Como estas dosis no son suficientes, se administra diariamente vitamina D a los niños en forma de gotas. Es necesario aumentar estas dosis en los prematuros. La vitamina D desempeña un papel importante en la absorción del calcio y el fósforo por los intestinos.

Flúor...

Pero no demasiado

El flúor interviene en el metabolismo de los huesos y dientes. Por su acción sobre el esmalte previene las caries. Un aporte excesivo puede ser responsable de fluorosis (manchas sobre los dientes y aparición de una cierta fragilidad dental).

Contenido en flúor del agua de bebida: cuando es superior a 1 mg/l puede producir fluorosis dental si se toma de forma continuada durante los primeros años de vida. Entre 0,3 y 1 mg/l : el niño no debe tomar suplementos de flúor. Cuando es menor de 0,3 mg/l según el riesgo de caries dental, el pediatra y/o el dentista decidirán si se le dan suplementos de flúor. Estos aportes en los 6 primeros meses de vida son, por otra parte, controvertidos en los Estados Unidos. En Francia se aconsejan dichos aportes ya que no existen riesgos de toxicidad en las dosis recomendadas.

Para saber más: http://www.aguainfant.com/fluor.htm

Indiscutible después del 6 mes

Después del 6º mes este aporte se vuelve indispensable sobre todo si existe riesgo de caries importante. Pero no dar demasiado. Hay que tener en cuenta la composición de las aguas minerales. Para conocer la cantidad de fluor en las aguas minerales que se comercializan en España consultar
http://www.aguainfant.com/AGUAS-ESP/excel-datos/Espana-fluor.htm

Desde 2001 las facturas de agua deben precisar la composición del agua y su contenido en flúor. La suplementación en forma de gotas o comprimidos no es necesaria más allá de 0,3 mg/L.

Las pastas de dientes con mucho flúor

La concentración de flúor no debe sobrepasar los 450 ppm. Los dentífricos con flúor incluido para niños varían de 250 a 2500 ppm. Un niño traga la mitad del dentífrico.
Contenido en fluor de las diferentes pastas de dientes comercializadas en España:
http://www.aguainfant.com/FLUOR/htm/dentifricos-fluor.htm

Vitamina K

El recién nacido no sintetiza bien la vitamina K. Esta vitamina permite la síntesis de compuestos responsables de la coagulación de la sangre. Para evitar la enfermedad hemorrágica del lactante, se dan generalmente 2 mg de vitamina K en el momento del nacimiento y al 3er día de vida. Las leches infantiles se enriquecen con vitamina D, la leche materna, no. Se recomienda prolongar pues la administración de vitamina D para los bebés amamantados.

Fuentes

Vitaminas y suplementos para el bebé: http://bebe.elembarazo.net/vitaminas-y-suplementos-para-el-bebe.html

Foto: © 123rf_51358796_famveldman.jpg

Supplements - vitamins D, K and fluoride
Supplements - vitamins D, K and fluoride
Última actualización: 1 de febrero de 2018 a las 12:03 por DRA. MARNET.
El documento «Los aportes suplementarios con vitaminas D, K y fluor» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Alimentación del niño de poca edad, de 4-6 meses a un año