Los trucos para reencontrar el deseo en la pareja

Mayo 2018
La mayoría de los expertos que trabajan los temas de sexualidad afirman que una pareja puede ser feliz toda una vida si vuelven a aprender a amarse permanentemente: seducir, renovarse, sorprenderse, acabar con las costumbres, viajar, jugar, improvisar, intercambiar, compartir, aprender lo que es la generosidad, la creatividad, el misterio,... son elementos que pueden ayudar a una pareja a ser felices durante los años que pasen juntos.



Falta de deseo en el hombre joven

Varias son las causas que pueden provocar una falta de deseo en el hombre. Según estudios de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual la falta de deseo sexual afecta a uno de cuatro hombres, de acuerdo a un informe realizado en el 2012. Las causas pueden ser de orden psicológico (depresión, estrés, problemas en la imagen del propio cuerpo), físicos (bajos niveles de testosterona debido a ciertos tratamientos medicamentosos como la finasterina, al uso de drogas, el hipotiroidismo, la vasectomía, los problemas cardíacos, la diabetes y la alta tensión sanguínea) y ciertos hábitos de vida como el alto consumo de alimentos procesados y el sedentarismo.

Deseos sexuales de una mujer

El deseo sexual de las mujeres es más complejo que el de los hombres, no sólo por los aspectos biológicos, sino también por muchos aspectos psicológicos que intervienen.
La falta de deseo es el problema sexual más frecuente en la mujer y tiene una alta prevalencia (dependiendo de los autores entre el 22% y el 51% de la población femenina). Esta falta de deseo puede ser primaria (de toda la vida) o secundaria o situacional (con una determinada pareja). Entre las causas que pueden provocan una disminución del deseo en la mujer encontramos las tareas domésticas, los problemas en la relación de pareja, una educación sexual poco adecuada, una violación o un abuso sexual en la infancia, ciertos medicamentos como los métodos de contracepción hormonales, ciertos antidepresivos, ...

Aumento del deseo sexual en las mujeres

Diversos estudios científicos nos explican el deseo sexual en función de los niveles de testosterona en la sangre. En el caso de los hombres, esta hormona les ayuda a mantener la erección durante el coito y en las mujeres actúa especialmente aumentando su libido aunque ésta también está muy influída por factores psicológicos y emocionales. Estar satisfechas emocionalmente y sentirse bien con ellas mismas tiene más influencia en el deseo sexual que los niveles de testosterona u otros factores biológicos. Está en estudio un "viagra" femenino para aumentar el deseo sexual de la mujer.

Cómo despertar el deseo: soluciones para la falta de deseo en la mujer y en el hombre

Hay que dedicar un tiempo para vivir plenamente la sexualidad, disminuir otras actividades que impiden dedicar tiempo a la sexualidad, dialogar, hablarse, comprenderse, ofrecer ternura, no dudar en hacer "numeritos para seducir" , liberarse de prejuicios, salir juntos de vez en cuando sin los hijos, imaginar escenarios y citas que no son habituales (en el hotel, en el campo, en la playa...), intentar ayudar en las actividades de la vida cotidiana ( cursos, limpieza, niños...) para que la mujer pueda estar más relajada, saber ponerse seductor/a, arreglarse, perfumarse, practicar regularmente masajes, bañarse juntos, hacerse sorpresas, utilizar juguetes sexuales, imaginar juegos sexuales, nuevas posiciones, disfrazarse, hacerse mimos, acariciarse, decirse cosas tiernas, ...
Hay que intentar no estar siempre juntos y separarse de vez en cuando con el fin de que cada miembro de la pareja tenga algún espacio de libertad, salir con los amigos o sólo/a, irse una o dos veces al año varios días con los amigos o sólo/a y permitir también a la pareja que lo haga.
En algunas parejas puede funcionar vivir en pisos separados aunque esta solución requiere ciertos medios financieros y es difícilmente realizable cuando hay hijos comunes.
Hay que aprender a expresar los deseos, contar qué posiciones sexuales y qué situaciones se prefieren, las caricias que más os excitan, los lugares en los que os gustaría hacer el amor...Aprender a aislarse del mundo exterior cuando estáis en plena intimidad (apagar el teléfono móvil, la tele y el ordenador que tienen tendencia a disminuir el apetito sexual), mandarse mensajes o emails eróticos, escuchar música sensual cuando se hace el amor y cuidar el cuerpo : hacer deporte, dejar de fumar y dormir bien también os ayudará.

No darle demasiada importancia a la frecuencia de las relaciones sexuales

La calidad de las relaciones sexuales no está vinculada con su frecuencia. No existe un ritmo sexual « normal » : ciertas personas prefieren hacer el amor a menudo, incluso muy a menudo, y sin embargo otras poco o incluso muy poco. Pero hay que tener en cuenta que las necesidades de los dos pueden ser diferentes y provocar frustraciones o dificultades en la pareja. Ciertas parejas sólo hacen el amor una o dos veces al mes, de manera muy intensa y están satisfechos con ese ritmo ya que las relaciones pueden ser poco frecuentes pero muy potentes. Acariciarse, tocarse, besarse ¿acaso no son gestos de amor y no participan en la sexualidad?. Los medios de comunicación que abordan siempre los temas sobre el placer y las prácticas sexuales pueden culpabilizar a las parejas que hacen « menos el amor» de lo « normal ».
Para las mujeres: vestirse de manera chic y sexy, maquillarse, ponerse lencería atractiva también puede ayudar.

Falta de deseo en el hombre: remedios caseros

Pueden ayudar a aumentar el deseo sexual en el hombre diferentes remedios caseros como el ginseng, el ginkgo biloba, la vitamina B3 o ácido nicotínico, el clavo, la cebolla o el maíz dulce, el ejercicio físico, ...



Foto: © 123rf_10923059_ Oleksii Sergieiev.jpg
Última actualización: 5 de abril de 2018 a las 15:49 por Jeff.
El documento «Los trucos para reencontrar el deseo en la pareja» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Bajada del deseo
Zona erógena