Dejar de fumar - Depresión

Junio 2018



¿Qué hacer para evitar las ganas de fumar?

Aprende a realizar ejercicios de relajación y a controlar tu respiración cuando tengas ganas de fumar. No dudes en hablar con tu entorno sobre tus dificultades al intentar dejar de fumar. Bebe un gran vaso de agua, mastica chicles, come fruta (en particular una manzana) cuando tengas ganas de un cigarrillo. El gesto de fumar es uno de los más difíciles de eliminar durante las primeras semanas. Para conseguirlo ocupa tus manos con algo, por ejemplo, un bolígrafo o una bola antiestrés. Esto puede ayudarte a superar esos momentos difíciles.

¿Qué pasa cuando dejas de fumar de golpe?

He aquí cinco consejos importantes a tener en cuenta cuando llega este momento: mentalizarte, programar actividades diversas para mantenerse ocupado, notificar tu decisión a las personas de tu entorno cercano, controlar el estrés propiciando los momentos de relajación y en caso de recaída volverlo a intentar.
En cuanto a los efectos indeseables que pueden aparecer encontramos el insomnio, la irritabilidad, la diarrea o el estreñimiento, la depresión y la bajada en las defensas que puede acarrear la aparición de cuadros catarrales con mas frecuencia.

¿Cuál es la mejor manera de dejar de fumar?

Las personas que dejan de fumar de golpe en vez de ir disminuyendo poco a poco la cantidad de cigarrillos por día tienen una mayor tasa de éxito.

Dejé de fumar y estoy muy triste: estados de animo al dejar de fumar

Un 60% de los fumadores que dejan de fumar pueden sentirse deprimidos o bajos de ánimo durante el primer mes. Esta etapa no suele durar mucho y este estado de ánimo no suele ser muy severo. Algunas personas han comparado el hecho de abandonar el tabaco con el proceso de terminar una relación y lo viven como una auténtica "pérdida". Para combatirlo puedes regalarte "premios" y hacer actividades que te produzcan placer para mejorar el estado de ánimo.

Tabaquismo y depresión

La depresión es uno de los problemas más frecuentes cuando una persona decide dejar de fumar. Muchos estudios han encontrado una relación directa entre la depresión y el el abandono del hábito tabáquico: los fumadores dependientes tienen una puntuación más alta en el test de depresión de Fagerström que los fumadores no dependientes. Podría jugar un papel importante la disminución de los niveles cerebrales de serotonina: esta sustancia química regula las emociones y sus niveles son bajos en las personas con patología depresiva. Este estado depresivo suele perdurar un mes en la mayoría de los ex fumadores y no es muy severo.

Síndrome de abstinencia

El síndrome de abstinencia es la consecuencia de la disminución brutal de la nicotina en el organismo por debajo de un cierto nivel al que el fumador está habituado; en esta situación, el cerebro, y especialmente sus receptores, reclaman la dosis de nicotina. Nerviosismo, cólera, agresividad, agitación, imposibilidad de concentrarse, insomnio, ganas de picar y de comer, tristeza, depresión, ansiedad, imposibilidad de concentrarse ... son características del síndrome de abstinencia.
Dejar de fumar provoca un sufrimiento real que el fumador debe aprender a controlar. Estos síntomas son importantes desde el momento en que se deja de fumar y posteriormente disminuyen rápidamente hasta desaparecer, en general, tras unas semanas. Las ganas de fumar pueden prolongarse durante varios meses, sobretodo para los grandes fumadores. Los sustitutos nicotínicos y algunos medicamentos pueden ayudarle a vencer los síntomas de la falta de nicotina. La depresión es una complicación que puede aparecer tras dejar de fumar: aproximadamente el 15% de los fumadores tienen una depresión un año después de haber dejado el tabaco.

Las dificultades en relación al comportamiento

La dependencia psíquica y de comportamiento relacionadas con los hábitos también deben tomarse en cuenta. Un fumador se acostumbra a fumar un cigarrillo en ciertas circunstancias, instaurando verdaderos ritos en su vida diaria. Dejar de fumar va acompañado de dificultades en retomar otros ritmos, volver a aprender a vivir sin el tabaco en situaciones rituales en las que fumar se había convertido en un reflejo. Algunas semanas bastan para solventar este período delicado.
Las personas depresivas a menudo son fumadores muy dependientes ya que el tabaco provoca un efecto estimulante en el humor ocultando los síntomas de un estado depresivo subyacente. De hecho a menudo se constata la aparición de un estado depresivo unos meses después de haber dejado de fumar.

Para más información, consulte el sitio web www.dejardefumarweb.com

Foto: © 123rf_60649885_ljupco.jpg

Withdrawal symptoms from stopping smoking
Withdrawal symptoms from stopping smoking
Última actualización: 31 de enero de 2018 a las 12:32 por DRA. MARNET.
El documento «Dejar de fumar - Depresión» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.
Comprobar su motivación para dejar de fumar
Los trucos y astucias para no volver a sentir la tentación de fumar