Quemazón y Debilidad

juaneduardo78
Message postés
1
Date d'inscription
lunes, 26 de diciembre de 2016
Estatus
Miembro
Última intervención
lunes, 26 de diciembre de 2016
- Modificado por juaneduardo78 el 2 ene 2017 a las 01:11
Mi Situación de Salud

En 2007, sufrí una parálisis facial bastante importante, la cual no pudo ser tratada a tiempo y afectó varios pares de nervios de la cabeza llamados nervios craneales, estos nervios si tienen tratamiento en un plazo máximo de tres días iniciado el episodio de parálisis, pueden restablecerse casi en su totalidad pero no se restablecieron y quedaron leves secuelas en mi rostro, cuando gesticulo (tengo el párpado del ojo izquierdo más flácido que el derecho), al comer, la sonrisa también se vio afectada, etc. cada fin de año, a partir del año que me apareció, siempre dio algún nuevo episodio. A fines de 2011, comencé con dolores en piernas, brazos y detrás de la espalda, dolores que antes nunca había tenido y que literalmente me paralizaban. En concreto, el «dolor» que sentía era una especie de sensación de quemazón tan sólo dando dos pasos o moverme. Estos dolores se acompañan de sudoración fría, pérdida de la audición del oído izquierdo en el que originalmente me dio la parálisis facial, sensación de hormigueo en brazos y piernas, sensación de entumecimiento e incluso fiebre, mareos, visión borrosa, dolor de cabeza que va de un lado a otro en cuestión de horas y sensación general de malestar, somnolencia, decaimiento y mucha debilidad. Cuando me dan estas manifestaciones, afecta también el habla, aunque muy levemente casi imperceptible, porque sí o sí, va tomando algunos nervios de la cara y la boca, por lo tanto, también involucra los nervios superiores del paladar (sensación como si el paladar se cayera o colgara, flacidez), el tacto (siento lisas las yemas de los dedos, como si no tuviera huellas dactilares), el gusto (sensación de lengua también lisa o sin papilas, es extraño de explicar) y mareos al hablar, como si la cabeza se me fuera a explotar de la presión que «algo» está ejerciendo. Durante ese año, me practicaron diversos estudios (análisis de todo tipo, tomografía, resonancia magnética, examen de tiroides, etc.) hasta una punción lumbar para descartar EM esclerosis múltiple, aunque todo dio bien pero, como señalo, todos los años, las manifestaciones aparecen, se prolongan hasta mediados de enero o febrero y remiten.
Te comento que no se lo deseo a nadie, ya que, si bien todo dolor es feo, no poder moverte porque te duele o «quema», termina por bajonearte. El sueño persistente es además de todos los síntomas que señalé algo constante en el día a día, así que bueno, esta es mi situación. Me gustaría saber la opinión de Uds. De antemano, muchas gracias. Juan, de Merlo. Buenos Aires, Argentina.