Costa Rica, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos

Costa Rica, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos
Este miércoles el Estado de Costa Rica ha comenzado a ser juzgado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), máximo tribunal de justicia de América Latina, por ser el único país del continente que prohíbe la fecundación in vitro.

No deja de ser curioso que un país como Costa Rica, pionero en muchas cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos, impida a sus ciudadanos con problemas de fecundación y a parejas estériles intentar conseguir ese embarazo en ocasiones tan deseado recurriendo a las técnicas que hoy en día la Ciencia a puesto a su disposición para alcanzar su deseo más preciado: tener hijos.

La Defensora de los Habitantes de Costa Rica, Ofelia Taitelbaum, en víspera del inicio de los dos días de audiencia en la CIDH explicaba que "Esto se trata de derechos", agregó, al demandar que los legisladores costarricenses acepten promulgar una ley "acorde a nuestros tiempos".

Esta resolución, que la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de este país emitió en 2000, prohibió la fecundación in vitro, tras considerar que es un mecanismo que violenta los derechos básicos de los no-nacidos.