"No somos Superman" dice el Dr. Schiapinelli y no habla de sus clientes famosos (Por Rubén Adrián Valenzuela) 3 y final

Dra. Marta Marnet - 14 de septiembre de 2012 - 19:28





El Dr. Chiapinelli, los famosos y sus secretos


En la sala de espera de la consulta del Dr. Chiapinelli, en Sitges, hay una pantalla electrónica interactiva (algunos le llaman display retroiluminado), con una representación de la columna vertebral y sus terminales nerviosos. Es como esas pantallas que hay en algunas paradas de Metro en ciudades como París, Barcelona o Madrid: presionas un botón o un puntito en el que se lee "Usted está aquí". Un haz de luz se enciende y te muestra a dónde puedes llegar partiendo desde ese punto. En el aparato del Centre Chiropràctic de la calle Rafael Llopart el punto de partida es el lugar donde te duele. Y si pulsas el botoncito correspondiente, verás cómo el haz luminoso te lleva a algún punto en la columna. Yo descubrí que una especie de adormecimiento, hormigueo más bien, en el dedo gordo de mi pie derecho, se debe a un pinzamiento en las lumbares: ¡Tan lejos! ¡Tan Cerca!
Le sugiero al Dr. Chiappinelli que instale esta pantalla a la entrada de su consulta, a ser posible, casi en la calle, como en el Metro. Así mucha gente, al pasar por el lugar, podría averiguar, presionando un botón, por qué le duele la cabeza, el codo, la rodilla o los riñones. Seguro que le aumentaba la clientela.




- Pienso que esa pantalla tendría que estar más a la vista del público, Dr.
- Es algo que se podría estudiar, aunque hay gente que prefiere consultar esas cosas en la intimidad.
- ¿Es cierto que para cuidar la intimidad de algunos de sus pacientes, en su consulta hay puertas secretas?
- Ciertísimo. Muchos famosos, deportistas, políticos, cantantes, no quieren que se les vea entrando o saliendo de la consulta de un quiropráctico.
El Dr. Chiapinelli, que va siempre con una agenda recargada, destina unos minutos a mostrarme el secreto mejor guardado de su consulta: la ruta por donde escapan los famosos de la curiosidad del público y -a veces-, de los periodistas. Durante el recorrido me aclara que quienes le visitan en el Centre Chiroprátic "no son pacientes, porque no están enfermos". Muchos vienen a ponerse en forma, a una revisión, como las que hacemos con el coche antes de emprender un largo viaje.
- ¿Tiene muchos famosos entre sus clientes?
- Eso es algo de lo que no debo hablar.
- Alguien me dijo que Lionel Messi, el famoso ariete del Barça, viene a verle a usted y después se pasa a la terraza del Buenos Aires a visitar a su amigo Ronnie Sacca.
- ... (Se ríe).
- Quien calla otorga, Dr. Si no me dice algo entenderé que es cierto.
- Es que me está preguntando cosas muy reservadas. Un deportista, un cantante, si aparece en la consulta de un quiropráctico, se deprecia, baja su cotización porque la gente piensa que está enfermo, que algo le pasa.
- Pero usted le está ayudando a mejorar su rendimiento...
- Eso lo hago con todo el mundo. Pero no puedo dar nombres de ninguno, sea famoso o un vecino del barrio.
El prestigioso doctor de la columna vertebral se niega a confirmar ninguno de los datos que manejo. Como que el día que Messi apareció en la terraza del Buenos Aires (después de que el Barça goleara al Real Madrid en el Bernabeu), apareció de pronto en la calle Rafael Llopart, a pie, habiendo dejado el coche en que se desplazaba, en un callejón próximo a la puerta de escape del Centre Chiropráctic) y que luego, para librarse de la muchedumbre que lo asediaba, se metió de nuevo a la consulta del Dr. Chiappinelli, desde donde pudo llegar a su vehículo sin ninguna dificultad.
"Mire" -me dice- "entre ciertas personalidades se está convirtiendo en hábito el tener un quiropráctico de cabecera. En Estados Unidos casi todos los famosos tienen uno, lo mismo que se tiene un dentista o un psicólogo. Y yo creo que la mejor inversión es en un quiropráctico, porque este te mantiene a punto, evita que te enfermes o que algunas lesiones deriven en algo más grave".
El doctor Chiappinelli, que explica su reserva, de modo particular en el caso de los jugadores del Barça (ellos tienen un equipo médico propio y les sancionarían si se supiese que van a consultas particulares ajenas al Club), cuenta cosas increíbles, como que algunos "brokers" que trabajan en la Bolsa, vienen a pedir que les ajuste la columna vertebral para dormir menos y así poder dedicar más tiempo a su trabajo.
- Pero eso es una locura. Yo pagaría para que me haga dormir más...
- Es verdad que este mundo agitado y competitivo en que estamos viviendo nos está volviendo loco, pero es bueno para todos el ponerse en manos de un quiropráctico, no somos Superman.
- ¿Y cuál es la edad más conveniente para venir a su consulta?
- Yo creo que a los niños hay que traerlos muy pronto. Es la mejor inversión en salud que se puede hacer. Si uno corrige los defectos posturales de los niños, hará de ellos adultos sanos, fuertes.