Los insospechados beneficios nutricionales del modesto garbanzo

Los insospechados beneficios nutricionales del modesto garbanzo




Se trata de una alimento muy utilizado en diversas culturas (la mediterránea, por ejemplo, prima la utilización de legumbres y cereales en su dieta, como todos sabemos). Pero existen determinados lugares del planeta donde el garbanzo conforma un pilar fundamental. De ahí que, en uno de esos lugares, se haya llevado a cabo el estudio que hoy nos ocupa.


Ensalada de garbanzos
Relacionado: Cuestionario de adherencia a la dieta mediterránea
El protagonista, el garbanzo
Así, nuestro artículo de hoy hace referencia a una revisión realizada por varios investigadores del Instituto Internacional de Investigación en Cosechas de los Trópicos Semiáridos, sito en Patancheru, una ciudad de la India. Y tiene como protagonista, como ya hemos dicho, al garbanzo.
Fuente inmejorable de hidratos de carbono y proteínas
En especial, de éstas últimas. El garbanzo, de hecho, aporta una cantidad nada despreciable de aminoácidos esenciales, es decir, aquéllos que el cuerpo humano necesita para "fabricar" sus proteínas, pero que es incapaz de sintetizar, y que han de llegar a través de la dieta.
En relación a los hidratos de carbono, el garbanzo aporta almidón, que pasa por ser la mejor fuente de aporte energético a medio plazo (3-4 horas), mientras que su absorción, a diferencia de lo que pasa con los azúcares simples (glucosa, fructosa y sacarosa) no es inmediata, sino mantenida y lenta.
Pocas grasas en su composición
Pese a ello, el garbanzo aporta gran cantidad de ácidos grasos insaturados, beneficiosos, como bien es sabido, de cara a la prevención de enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes tipo 2, y determinados cánceres (el de colon, por ejemplo).
Minerales y vitaminas
De los primeros, destacan el calcio, el magnesio, el fósforo, y, sobre todo, el potasio.
Y entre las segundas, destacan la riboflavina, niacina, tiamina, ácido fólico y el precursor de la vitamina A, denominado betacaroteno.

Por el Dr. Francisco Marín (correo eletrónico).