La dieta de bajo índice glucémico, óptima para mantener el peso

La dieta de bajo índice glucémico, óptima para mantener el peso
Las dietas que reducen el aumento de glucosa en sangre tras las comidas son preferibles a las que rebajan la grasa en aras de mantener la pérdida de peso, según refleja un trabajo que se publica hoy en JAMA.

Tras un régimen de adelgazamiento, el ritmo al que una persona quema calorías disminuye, lo que contribuye a que se gane de nuevo el peso perdido.

Comparación entre los tres tipos de dietas más empleadas


En este estudio se han comparado los tres tipos de dietas más empleadas para mantener el nuevo peso tras un régimen: una dieta baja en grasas (60%, carbohidratos; 20%, grasa y otro 20%, proteínas); dieta de bajo índice glucémico (40%, carbohidratos; 40%, grasas, y 20%, proteínas, con una ingesta de glúcidos moderada), y una dieta muy baja en hidratos de carbono (10%, hidratos; 60%, grasas, y 30%, proteínas).

Cara B. Ebbeling y David Ludwig, ambos del Hospital Infantil de Boston y autores principales del trabajo, explican que analizaron el efecto de esas dietas en el consumo energético, las hormonas y los elementos que integran el síndrome metabólico en 21 participantes. "Hallamos que, contrariamente a lo que se piensa, no todas las calorías cuentan de forma igual. Las calorías totales se quemaban más rápidamente con la dieta hipolipídica que con la dieta baja en hidratos de carbono", exponen.

Conclusiones


El trabajo concluye además que la dieta de bajo índice glucémico tenía beneficios metabólicos similares que la dieta baja en hidratos de carbono, pero sin los efectos negativos sobre el estrés y la inflamación que acarrea ésta.

Fuente: www.DiarioSalud.net