El diagnóstico tardío del VIH se asocia con una peor respuesta al tratamiento y mayores gastos

El diagnóstico tardío del VIH se asocia con una peor respuesta al tratamiento y mayores gastos
Viernes 30 de noviembre 2012.- El ahorro económico medio en medicamentos e ingresos de un paciente diagnosticado tempranamente se estima en 1.000 euros al mes, y puede superar los 5.000 en caso de que el diagnóstico sea de sida.

El 'Documento de conclusiones' de la Reunión VIH 2012, presentado por la Plataforma VIH en el marco del Congreso de GESIDA, ha puesto de manifiesto la preocupación de los expertos sobre los datos de diagnóstico tardío en Europa Occidental y en España. En Europa Occidental, entre el 45 y 50% de los nuevos diagnósticos de personas VIH positivas se detecta tarde, y por lo tanto, los pacientes también acceden al tratamiento más tarde de lo recomendable, es decir, con un recuento de CD4 <350 células/µl. En España, a pesar de los avances y el mayor conocimiento de la infección cada año se diagnostican alrededor de 4.000 nuevas infecciones y el diagnóstico tardío se sitúa en el 46%.

En relación con estas cifras, el Dr. Josep María Gatell, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona y coordinador de la Plataforma VIH en España, considera que "el diagnóstico tardío se asocia con una peor respuesta al tratamiento, mayores gastos sanitarios y un aumento de las tasas de transmisión".

Otra de las conclusiones de la reunión apunta a que el desconocimiento es el principal motor de expansión del VIH. Según datos de la Plataforma VIH en España, un 30% de los infectados desconoce que lo están. En Europa, según los datos que proporcionó Jens Lundgren, fundador del proyecto HIV in Europe, "entre 700.000 y 900.000 personas están infectadas con el VIH y aún no se han diagnosticado". "Este hecho", añadió, "arrastra una serie de consecuencias negativas, como el inicio tardío del tratamiento y un incremento en el riesgo de transmisión a otras personas".

Según las conclusiones de la reunión, el diagnóstico temprano pasa necesariamente por aumentar el número de pruebas que se realizan actualmente, con un cambio en los criterios que se aplican para solicitarlas. La importancia de realizar el diagnóstico a tiempo reside en que cuanto más tarda en detectarse la infección, mayores son la morbilidad y la mortalidad. De hecho, durante el encuentro, los expertos coincidieron en señalar que el acceso a la prueba y al tratamiento temprano son fundamentales para la prevención: sin diagnóstico no hay acceso al tratamiento y la transmisión de la infección es mayor.

Al respecto, el Dr. Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal y co-coordinador de la Plataforma VIH en España, señala que "los datos nos indican la importancia de la detección temprana: por cada paciente diagnosticado tempranamente se evita la transmisión del VIH a tres personas".

En esta línea, se presentaron las recomendaciones del NICE, que proponen incrementar el número de test en áreas de alta prevalencia y grupos de riesgo, ante la existencia de enfermedades indicadoras, y trabajar en las barreras que existen en los pacientes y en los profesionales sanitarios.

Para facilitar la eliminación de las barreras que impiden el acceso a las pruebas diagnósticas en España, los expertos proponen diversificar las vías de acceso a la prueba y señalan que el tratamiento mejora el pronóstico de los pacientes y es una medida extraordinaria para prevenir la transmisión del VIH porque reduce la carga viral, incluso ha modificado el abordaje en muchos casos. Por esta razón, y a juicio de la Plataforma VIH en España, se debe seguir facilitando el acceso al tratamiento.

Los últimos estudios de evaluación económica destacan el coste-eficacia de un diagnóstico temprano. Un punto clave a la hora de hablar del tratamiento es evaluar el beneficio coste-eficacia y conocer cuál es la mejor manera de optimizar los recursos cuando estos son limitados. Según un estudio realizado en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid por el Dr. Santiago Moreno, el ahorro económico medio en medicamentos e ingresos hospitalarios de un paciente diagnosticado tempranamente con VIH se estima en 1.000 euros al mes y puede superar los 5.000 euros mensuales si el diagnóstico es de sida.

Fuente: www.DiarioSalud.net