Hidropilates, ejercita el cuerpo sin tensión

Hidropilates, ejercita el cuerpo sin tensión
Sábado 16 febrero 2013.- Los ejercicios en el agua es una excelente manera de ejercitar el sistema cardiovascular beneficiando la flexibilidad y la fuerza muscular.
Cynthia Brooks está certificada como instructora de hidropilates con más de 25 años de experiencia en educación física. Desde que descubrió el hidropilates y los muchos beneficios que se pueden obtener con este tipo de actividad, se ha dedicado a difundirlo.
Los ejercicios en el agua mejoran la condición física en general pues es una excelente manera de ejercitar el sistema cardiovascular mejorando la flexibilidad y la fuerza muscular. Los ejercicios de hidropilates incluyen movimientos de fortalecimiento y elasticidad que contribuyen a fortalecer el tronco, mejorar la fuerza muscular, corregir la postura y aliviar el estrés.

El agua permite realizar los movimientos de manera suave, por lo que es una actividad ideal para quienes tienen problemas de articulaciones u otro tipo de afecciones que pueden impedir el ejercicio tradicional.

Brooks señaló: "la gente puede moverse más fácilmente en el agua que en el piso. El hidropilates fortalece los músculos bajos de la espalda y puede incrementar las posibilidades de movimiento ya que el agua aligera la fuerza de gravedad.

La gente que se está recuperando de una lesión o cirugía tienen en el ejercicio acuático una excelente forma de rehabilitarse. Con este tipo de ejercicio puedes mover el cuerpo de una forma en la que en el piso simplemente no podrías.

Por ejemplo, las personas que no pueden dar una patada de karate en el piso sí lo pueden hacer en el agua.

Los ejercicios cardiovasculares del hidropilates consta de movimientos de impacto mínimo, lo suficiente para la salud de los huesos", dijo Brooks.

Cualquier persona puede divertirse y obtener los beneficios de ejercitarse en el agua, indicó Brooks. ''Este tipo de ejercicio es apto para jóvenes y viejos, gente sana y no tan sana, e incluso para mujeres embarazadas. No necesitas saber nadar para obtener los beneficios del ejercicio acuático; se puede alcanzar el éxito sin una experiencia
previa".

Mary Lou Snyder, quien ha tomado clases de hidropilates durante varios años, dijo: "ha fortalecido mi cuerpo y mejorado mi respiración. Además de las mejoras en mi salud, disfruto la diversión y compañerismo que ofrece este tipo de ejercicio.

El hidropilates ha mejorado mi actitud; tengo 75 años y mi doctor me dice que no deje de hacerlo".
La mayoría de las sesiones tienen una duración de 40 minutos e incluyen 15 minutos de trabajo cardiovascular, 15 de pilates y 10 de estiramientos.

Algunos de los ejercicios diseñados para fortalecer las articulaciones se hacen con dispositivos de flotación que proporcionan apoyo y seguridad en el agua, al tiempo que los participantes desempeñan varios ejercicios abdominales.

En otro tipo de movimientos, se utiliza una liga bajo los pies para trabajar fuerza y flexibilidad y se extiende la pierna cruzándola por el cuerpo para trabajar músculos internos y el área de la cadera.
Brooks menciona: "la mayoría de la tensión y fatiga que se siente en el cuerpo son resultado de una mala postura, desequilibrios en la fuerza y flexibilidad y patrones de respiración incorrectos.

Con el pilates se empieza a trabajar con movimientos que van desde el abdomen, la espalda baja, la cadera, los glúteos y de ahí fluyen hasta las extremidades.

En el hidropilates, el control es esencial y se comienza con redefinir el torso; al mismo tiempo se trabaja con la fuerza y elasticidad del cuerpo, creando el hábito de realizar un esfuerzo relajado.

En vez de desarrollar músculos voluminosos, éstos se estilizan. Principalmente, el hidropilates y el ejercicio acuático son suaves con el cuerpo, proporcionan energía y relajación.

Fuente: www.DiarioSalud.net