Medicina biológica al servicio para tratar enfermedades crónicas

Medicina biológica al servicio para tratar enfermedades crónicas
Viernes 19 Abril 2013.- Los medicamentos biológicos, o biotecnológicos, son fármacos muy complejos que se elaboran a partir de células vivas modificadas genéticamente, que se someten a un proceso tecnológico de más de 5.000 pasos críticos a fin de garantizar la calidad de la terapia, y por ende, la seguridad del paciente.

Manteniendo la innovación y el surgimiento de la biotecnología aplicada a la salud, en muchos casos se ofrecen resultados importantes como la curación del cáncer, la remisión de la artritis reumatoide, y la oportunidad de contar con tratamientos más efectivos, menos invasivos y con menores efectos secundarios.

Estas terapias, también llamadas "dirigidas", tienen una forma muy particular de trabajar pues, luego de que se le coloca al paciente por vía intravenosa, buscan identificar las células dañadas del organismo, y actúan solo en las células malignas, sin atacar a las buenas. Adicionalmente, se ubican en la fuente de alimentación de los tumores malignos e inhiben la formación de vasos sanguíneos, lo que evita el crecimiento del tumor.

Para los pacientes con artritis reumatoide, según el Dr. Marcos Rivera, internista y reumatólogo del Centro Metropolitano de Reumatología, las terapias biológicas significan la oportunidad de llevar una vida normal, gracias a los aportes que generan en cuanto a la reducción de la intensidad del dolor en las articulaciones, el número de partes del cuerpo adoloridas, mejor calidad de vida, disminución de la fatiga y, principalmente, la detención del progreso del daño articular.

En el área oncológica, la medicina biotecnológica ha permitido ofrecer a los pacientes de cáncer de mama, ovario, colon y recto, pulmón, piel y cerebro, resultados muy esperanzadores, al contar con una mayor variedad de opciones de tratamientos, que buscan brindar una mejora significativa en el paciente, en lo que se refiere a calidad y expectativa de vida.

En algunas patologías, como en el cáncer de ovario, estos tratamientos se utilizan en combinación con la quimioterapia, y han demostrado ofrecer a los pacientes, mucho más tiempo sin progresión de la enfermedad, en comparación con aquellas pacientes que son tratadas con quimioterapia sola.

Para aquellos que padecen linfoma, quienes por lo general reciben tratamientos combinados de quimioterapia y radioterapia, algunos especialistas complementan con "medicamentos biotecnológicos, también conocidos como anticuerpos monoclonales, inmunoterapias, terapias dirigidas o inteligentes, los cuales actúan selectivamente sobre las células tumorales, sin afectar las células buenas, lo que significa para los pacientes, tratamientos más eficaces, menos invasivos y que reducen los efectos secundarios", comentó la Dra. Marisela Morales, hemato-oncólogo del Instituto de Hematología y Oncología de la Universidad Central de Venezuela.

En el cáncer de mama, los anticuerpos monoclonales suelen recomendarse en casos en el los que el paciente se encuentre en el contexto adyuvante (después de la cirugía), neoadyuvante (antes de la cirugía) y metastásico, indicó la Dra. María Belén Fuentes, oncólogo clínico y coordinadora docente del postgrado de Medicina Oncológica del Instituto Oncológico "Dr. Luis Razetti"

Con el crecimiento de la biotecnología, también ha nacido la llamada "medicina personalizada", que permite diagnosticar con exactitud una enfermedad, a través de la información genética del paciente para, y no con base en signos y síntomas para posteriormente, elaborar medicamentos personalizados para ese subgrupo de pacientes, y ajustar el tratamiento lo más posible a sus necesidades.

Este tipo de medicamentos son de gran beneficio en el tratamiento de enfermedades como el cáncer de pulmón, en la que "la mejoría pasa por la individualización. Cada paciente es diferente, por lo que tenemos que hacer una muy buena estadificación, saber exactamente dónde y cómo está la enfermedad", aseguró la Dra.Enriqueta Felip, directora del Instituto Oncológico Baselga de Barcelona, España.

De esta manera, los avances médicos que se han dirigido a desarrollar medicamentos y terapias de origen biológico, han representado un beneficio bastante significativo, en lo que se refiere al aporte a la salud, al ofrecer alternativas que ofrecen mejor calidad de vida a pacientes con enfermedades que antes eran consideradas de mal pronóstico.

Fuente: www.DiarioSalud.net