Dime cuándo naces y te diré cuánto pesas

Dime cuándo naces y te diré cuánto pesas
Martes 17 julio 2013.-Nacer en primavera, verano, en mayo, diciembre o agosto, por poner algunos ejemplos, puede tener mucha más importancia para la salud de lo que hemos pensado. No es el momento de nacer, sino aquel en el que uno ha sido concebido, según una investigación que se publica en (PNAS) cuya conclusión principal afirma, que dependiendo de la fecha de la concepción, los niños podrían estar más predispuestos a, por ejemplo, un parto prematuro.

Desde siempre se ha pensado el mes o la estación en la que se nace está muy relacionado con la salud futura del niño; de hecho, se cree que influye en aspectos como la estatura, el coeficiente o cociente intelectual, la salud mental, la posibilidades de éxito económico en la vida e incluso en la esperanza de vida. Sin embargo, los estudios más recientes había quitado protagonismo a las fechas, llegando a decir incluso que puede ser irrelevantes, y que influyen mucho más otros factores, como el nivel socioeconómico de la madre, su edad, situación socioeconómica, nivel de estudios, raza o si es o no madre soltera. Según estos trabajos, estos parámetros son los que realmente son importantes para aspectos como un mayor riego de parto prematuro u otras situaciones de salud.
Pero el equipo de Janet Currie y Hannes Schwandt, de la Universidad de Princeton (EEUU), después de revisar los datos de más de 1,4 millones de niños nacidos no está de acuerdo con esta tendencia. Los investigadores han analizado la relación entre el periodo de la concepción y la salud, comparando los datos de los niños nacidos de 647.050 madres en tres ciudades de EEUU; en total más de 1,4 millones niños.
Los resultados revelaron datos muy interesantes; por ejemplo, en los niños concebidos en el mes de mayo, la tasa de parto prematura era un 10% mayor que la de los concebidos en otros meses, independientemente si eran o no de la misma madre. Los expertos creen que la causa puede estar relacionada con los picos de la epidemia estacional de gripe, entre enero y febrero, justo cuando las mujeres se acercan al final de su embarazo. Factores como el tabaquismo o el estado civil no fueron determinantes.
Otro dato curioso del trabajo es que los bebés concebidos en los meses de verano tienden a pesar aproximadamente 8-9 gramos más que el resto de los niños, probablemente debido a los patrones estacionales de ganancia de peso durante el embarazo.

Parto prematuro


«Al centrarse en los niños nacidos de la misma madre, nuestro trabajo proporciona una evidencia clara de que existen patrones estacionales de nacimiento que influyen en el peso y gestación que no están totalmente definidos por como el nivel socioeconómico», explican. Por ejemplo, hemos identificado una fuerte relación entre prevalencia de la gripe en el mes de nacimiento y la prematuridad. «Dado que se sabe que la gripe se sabe puede causar parto prematuro, estos niños tendrían un mayor en mayor riesgo de parto prematuro, pero también de tener un bajo peso al nacer».
Los investigadores creen que sus resultados pueden tener implicaciones para las políticas públicas, porque sugieren que las variaciones estacionales en materia de nutrición influyen en los resultados del parto, incluso en los países ricos.
Fuente: www.DiarioSalud.net