Con precauciones, el hierro no eleva el riesgo de malaria en los niños

Con precauciones, el hierro no eleva el riesgo de malaria en los niños
Jueves 12 septiembre 2013.- A pesar de la sospecha de que los suplementos con hierro podrían elevar el riesgo de malaria en los niños de las regiones endémicas, un estudio revela que los niños de Ghana que consumieron un polvo nutriente con el mineral no fueron más vulnerables que otros a adquirir la infección.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la malaria causó 660.000 muertes en 2010. Un 90 por ciento ocurrió en Africa, principalmente en menores de cinco años.
La teoría indica que los parásitos que causan la malaria absorben el hierro extra del organismo antes de que se una a las proteínas, lo que acelera su crecimiento e instala la enfermedad, según explicó el doctor Stanley Zlotkin, del Hospital para Niños Enfermos de Toronto.
"Muchos gobiernos de países con malaria no sabían qué hacer con los niños que padecen anemia por deficiencia de hierro", dijo Zlotkin, quien participó del estudio con colegas de Canadá y Ghana.
La deficiencia de hierro es común en las zonas pobres; retrasa el desarrollo de las habilidades motrices y produce trastornos cognitivos. Está asociada con la anemia porque el organismo no posee suficientes glóbulos rojos.
El nuevo estudio incluyó a unos 2.000 menores de tres años de zonas rurales de Ghana. Las familias usaron un polvo nutriente para rociar los alimentos de sus hijos todos los días durante cinco meses. La mitad recibió un polvo fortificado con 12,5 miligramos de hierro y la otra mitad, un polvo sin hierro.
También se les entregaron redes tratadas con insecticidas para cubrir las camas de los niños y prevenir la malaria. Si los niños desarrollaban la enfermedad, recibían tratamiento. Durante el estudio, se registraron 338 casos de malaria en los 966 niños alimentados con hierro extra y 392 casos en los 989 niños tratados con el polvo sin hierro.
Tras considerar los niveles de hierro de los niños al inicio del estudio, el equipo publica en Journal of the American Medical Association que no hubo diferencia en las tasas de malaria entre los grupos. Pero debieron internarse 156 niños tratados con hierro, frente a 128 que no habían recibido hierro extra.
"Esto no se puede ignorar porque es una preocupación más", dijo Andrew Prentice, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y coautor de un editorial publicado con el estudio.
Zlotkin dijo que usar polvo con hierro en lugar de gotas o píldoras acelera el proceso de absorción del mineral y unión con las proteínas, lo que reduce las posibilidades de los parásitos de aprovecharlo.
Pero Prentice propuso otra explicación: que los niños del estudio no estaban recibiendo suficiente hierro para curar la anemia y los parásitos de la malaria usaban más agresivamente el hierro de los glóbulos rojos que se forman cuando el tratamiento de la anemia es efectivo.
"Para contrarrestar la anemia, el organismo pasa por un período de susceptibilidad a la malaria", precisó.
Consideró que una solución podría ser combinar el hierro con los fármacos contra la malaria o desarrollar pruebas de orina o sangre que indiquen cuándo los niños podrían recibir el mineral de manera segura.
Fuente: www.DiarioSalud.net