Nuevas técnicas menos invasivas para detectar el cáncer de colon

Dra. Marta Marnet - 28 de noviembre de 2013 - 10:16
Nuevas técnicas menos invasivas para detectar el cáncer de colon
Jueves 28 noviembre 2013.- La medicina no es lo que era hace unos años, pero algunos miedos y mitos aún persisten. Henry Cohen, catedrático de Gastroenterología, habló con El País a cerca de ellos y explicó por qué cada vez indican más colonoscopias en Uruguay.

Si le duele la boca del estómago, tiene acidez por muchos días y sospecha que puede sufrir de gastritis, no sería extraño que no fuera al gastroenterólogo por temor a que le indiquen una endoscopia digestiva, un estudio que consiste en hacer pasar un caño por la garganta para observar, por medio de una cámara, cómo está su aparato digestivo.
Si la molestia y los antecedentes familiares lo hacen sospechar del cáncer de colon entonces el objeto de su temor será la colonoscopia, un estudio similar pero en el que el instrumento es colocado a través del recto para estudiar el intestino grueso.
Henry Cohen, director de la Clínica de Gastroenterología del Hospital de Clínicas, afirma que estos temores son fruto de una época en las que los estudios eran más invasivos.
"Hoy en día se utiliza anestesia, muchos se hacen con el paciente dormido. Cuando se despierta se va caminando tranquilamente", asegura.
De hecho, el pasado viernes su clínica inauguró dos monitores para anestesia que permitirán controlar aún más a los pacientes. A través de la donación de empresas privadas, el equipo de docentes e investigadores incorporó también una torre de "videoendoscopía con tinción electrónica".
Este último equipo, explicó Cohen, sirve para observar en gran detalle sectores del órgano que se estudia o definir con mayor claridad alguna zona que se quiera analizar a nivel de laboratorio (se lo puede ver en imágenes con diferentes tonos de color) para descartar o confirmar una patología.
Para Cohen, el nuevo equipamiento permitirá realizar mejores diagnósticos, atender a más pacientes y hacerlo con mejor calidad, ya que duplicarán la capacidad de realizar estudios bajo anestesia en el hospital universitario.

¿Más casos?


Consultado acerca de la realidad actual de la Gastroenterología en Uruguay, el catedrático destacó especialmente la medida del Ministerio de Salud Pública de que las instituciones de salud administren un test específico que identifica la presencia de sangre en las heces.
Este indicador puede ser una señal de que en el intestino hay alguna lesión que, eventualmente, podría volverse maligna. Cuando el test (de nombre "fecatest") da positivo, a los pacientes se les indica una colonoscopia para indagar qué pudo haber provocado la presencia de la sangre. El test está indicado de forma gratuita para personas entre 45 y 64 años.
En la medida en que este tipo de test se va volviendo más conocido en la población y las instituciones lo indican más, apuntó el especialista, la realización de colonoscopias se va volviendo algo más común.
Por eso, comentó Cohen, no sería raro que hoy las personas escuchen más a cerca de familiares o conocidos a quienes se indica este estudio. Se está haciendo un examen preventivo y para descartar o comprobar lo detectado se indica la colonoscopia en segunda instancia.
Si bien es posible que no se encuentre nada negativo, a largo plazo la medida puede ayudar a revertir el hecho de que el cáncer de colon se lleve cada día la vida de dos uruguayos. Según el Registro Nacional del Cáncer, 940 uruguayos mueren anualmente por esta causa. Identificar y eliminar lesiones pre cancerígenas podría ayudar a salvar vidas.

Cápsulas


En los últimos años han surgido cápsulas que se tragan y captan imágenes del aparato digestivo sin necesidad de introducir el instrumento convencional. El Hospital de clínicas Cuenta con estas cápsulas pero las utiliza solo para ciertos estudios.
En concreto, el procedimiento tradicional es reemplazado por la cápsula cuando es necesario estudiar el intestino delgado. Allí el equipo tradicional no logra obtener buenas imágenes, por eso se emplea la cápsula con la cámara. Ya han realizado 300 estudios con ellas.
Consultado sobre por qué no se populariza este equipamiento menos invasivo, Cohen dijo no considerarlo necesario. Cuando uno realiza una colonoscopía y encuentra un pólipo (conformación que puede volverse maligna), ilustró, es posible eliminarlo o extraer una muestra en el mismo momento en que se localiza.
Si por el contrario, solo se trabajara con las cápsulas, consideró, y se encontrara un elemento sospechoso, el paciente debería ser preparado una segunda vez para un nuevo examen. Por ahora, no es necesario generalizar su uso, estimó Cohen, quien acaba de dejar la presidencia de la Organización Mundial de Gastroenterología.

Las cifras


300 Son los estudios que se hicieron con cápsulas que se tragan y captan imágenes.
940 Son la cantidad de uruguayos que fallecen anualmente por cáncer de colon.

Nuevo equipo


La nueva torre sirve para observar con gran detalle las partes del órgano que se pretende estudiar. Servirá para hacer mejores y más diagnósticos.

Hepatitis C


En los últimos meses la Organización Panamericana de la Salud dio a la Clínica de Gastroenterología su apoyo oficial para desarrollar el Proyecto ECHO, un programa que busca capacitar médicos del interior del país en enfermedades complejas. Se trabaja en red, comunicándose por videoconferencias.
Fuente: www.DiarioSalud.net