Por qué un hombre desarrolla mamas

Por qué un hombre desarrolla mamas
Viernes 24 enero 2013.- El término médico para este trastorno es 'ginecomasía', y hace referencia al crecimiento patológico del tejido mamario en el hombre que, en realidad, es bastante común y en casi todos los casos, temporal.

Aunque generalmente no se trata de un problema que resulte grave para la salud, esta anomalía repercute principalmente en el estado de ánimo de los hombres, que suelen considerar la ginecomastia como una causa de vergüenza y retraimiento, lo que puede afectar su vida social y amorosa.
El desarrollo anormal de la glándula mamaria en el hombre puede ocurrir en cualquier momento entre la adolescencia (el 75 por ciento de los casos), pubertad y la madurez debido a alteraciones hormonales, tales como altos niveles de estrógenos y/o bajos niveles de testosterona.

Se caracteriza por un aumento del volumen del pecho, especialmente debajo de la areola, debido a la hipertrofia del tejido glandular mamario.
Este trastorno suele estar asociado a una hiperprolactinemia (exceso de prolactina en sangre que también se sintetiza en varones). Los varones sometidos a tratamiento con estrógenos pueden desarrollar acúmulos de grasa en forma de mama, lo que se conoce como pseudoginecomastia, si bien es frecuente que llegue a desarrollar verdaderas mamas.
Es la patología mamaria más frecuente en el sexo masculino. Los varones obesos también suelen desarrollar una pseudoginecomastia.

En ocasiones puede aparecer en personas que están tomando determinados medicamentos y drogas (estrógenos, corticoides, espironolactona, sulpiride, digoxina, cimetidina, neurolépticos, anfetaminas o cannabis) como un efecto secundario de los mismos. Por lo que siempre conviene comentarlo con el médico de cabecera.
En los adultos corresponde al desequilibrio entre estrógenos/testosterona por disminución de esta última.
Existe la teoría de que la exposición excesiva a estrógenos o 'xenoestrógenos' (productos químicos u otras sustancias que actúan como tales en el organismo sin serlo) en el ambiente o en la comida que ingerimos podría contribuir a este problema.
Los 'disruptores endocrinos' también podrían reducir la producción de testosterona en el cuerpo y provocar la degradación de los estrógenos.
Otras sustancias responsables de este fenómeno son los ftalatos, que se usan en la producción de plásticos y son fácilmente lanzados al medioambiente: Bisfenol A, usado en algunas botellas de plástico, paquetes de alimentos y en los revestimentos de las latas de comida, así como en algunos pesticidas.
Ser obeso o tener sobrepeso también puede ser un factor determinante. "Las células grasas segregan una encima llamada 'aromatasa' que convierte otras hormonas en estrógenos, así que cuanto más células grasas se tengan, más estrógenos tenemos circulando por el cuerpo", explica la nutricionista Cassandra Barns.
En otros casos puede deberse a tumores testiculares, enfermedades genéticas como el síndrome de Klinefelter, hipertiroidismo, cirrosis hepática, en la enfermedad de Parkinson, en la enfermedad de Wilson (sobrecarga del organismo en cobre), y después de un traumatismo craneal o de tumores cerebrales.
Consejos para evitar los desencadenantes de las 'tetas masculinas':
1. No bebas agua del grifo. Podría contener ciertos productos químicos, como los ftalatos o el Bisfenol A. Desafortunadamente, el agua embotellada disponible en los comercios podría no ser mucho mejor debido a sus envases de plástico.
La mejor opción, si puedes permitírtelo, es invertir en un buen sistema de filtrado de agua bien de bombeo de agua bien del grifo de la cocina.
2. Toma comida organica: En la producción de estos alimentos se utilizan pocos productos químicos y se restringe o prohíbe incluso el uso de hormonas para promover el crecimientos del animal o aumentar la producción de leche.
Las frutas y vegetales orgánicos pueden ser también una buena opción ya que no se usan para su cultivo fertilizantes ni pesticidas artificiales.
Si no tienes forma de conseguir estos productos orgánicos (por precio o por disponibilidad), lava de forma concienzuda la verdura y la fruta para eliminar los residuos químicos.
3. Evita los envases de plástico: Es complicado ya que la mayoría de los supermercados tienen la comida empaquetada en plásticos, intenta comprar productos frescos en los comercios del barrio o en granjas.
4. Evita a toda costa calentar la comida en envases de plástico, especialmente en plásticos blandos o con papel film. Y si compras comida precocinada, cambia el recipiente por uno cerámico.
5. Puede que necesites perder peso. Si tienes sobrepreso sería recommendable acudir a un nutricionista para que te haga una dieta personalizada baja en azucares.
6. No abuses de la soja: La soja o el Tofu son muy populares entre los vegetarianos ya que son fuente de proteínas en sustitución de la carne, así como la leche o yogures de soja para aquellos que prefieren evitar los lacteos por alguna razón.
La soja es una fuente de 'fitoestrógenos', componentes naturales de plantas que pueden comportarse como estrógenos débiles en el cuerpo.

Estos pueden ser muy beneficiosos para mujeres con menopausia, que se benefician de un aporte extra de estrógenos, pero no lo son desde luego para los hombres que tienen estos problemas de 'pecho'.
La soja de forma ocasional está lejos de ser un problema, pero si la tomas frecuentemente puedes incrementar el problema. Intenta sustituirla por proteínas vegetales como leche de avena, de coco o de almendras.
6. Ojo con los cosméticos y los productos de limpieza. Hay muchas opciones naturales para ambas categorías que minimizan el uso de químicos
7. Toma suplementos. También hay disponibles suplementos de testosterona que se aconsejan a aquellos hombres que han sido diagnosticados con niveles muy bajos de testosterona.
Fuente: www.DiarioSalud.net