Monos clonados como la oveja Dolly

José_Bautista - 26 de enero de 2018 - 20:38
Monos clonados como la oveja Dolly
Científicos chinos han afirmado que la clonación de primates acerca la realidad de hacerlo con humanos.

(CCM Salud) — Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Academia Nacional de Ciencias China (en inglés) han conseguido dar vida a dos monos clonados usando la misma técnica con la que se clonó en 1996 a la famosa oveja Dolly.


Se trata de una técnica de transferencia nuclear a través de la cual el objetivo es obtener clones idénticos partiendo de una célula de un individuo. El nacimiento de Zhong Zhong y Hua Hua —nombres que han recibido los primates y que juntos forman la palabra Zhonghua (nación china, en español)— representa un gran avance para la investigación en clonación. Hasta el momento, se habían conseguido clonar con éxito hasta 23 especies de mamíferos a través de esta técnica pero nunca un mono, la especie más cercana a la humana.

"No hay barreras para clonar primates, por lo que la clonación de humanos está más cerca de hacerse realidad", afirmó Mu-Ming Poo, director del Instituto de Neurociencias de Shanghái y uno de los autores de la investigación. No obstante, el científico aclaró que el objetivo es crear grupos de monos con características genéticas idénticas para usarlos en la investigación de ciertas enfermedades, ya que esta es la especie más similar a la humana. También podría emplearse, anunció, para clonar gorilas, orangutanes o chimpancés con el objetivo de protegerles de la extinción.

El investigador subrayó que no tienen "ninguna intención de extender esta investigación a personas, la sociedad no lo permitiría". No obstante, entre las numerosas críticas a la ética de la clonación, existen opiniones contrarias de algunos científicos, como la de Josep Santaló, del Comité de Bioética y Derecho de la Universidad de Barcelona (España), quien afirmó que si se demostrase que los beneficios son mayores que los riesgos, "¿por qué no clonar humanos?", cuestionó Santaló, tal y como recoge el diario EL PAÍS. La polémica, una vez más, está servida.

Foto: © Institute of Neuroscience of Chinese Academy of Sciences in Shanghai.