Los insectos reconocidos como alimentos

José_Bautista - 29 de enero de 2018 - 23:57
Los insectos reconocidos como alimentos
La Unión Europea ha aprobado la comercialización de insectos para consumo humano.

(CCM Salud) — Muchas personas comen insectos, una práctica conocida como entomofagia. Los chapulines, unos pequeños saltamontes condimentados, son muy populares en México y las hormigas culonas son consideradas todo un manjar en Colombia. Aunque esta práctica no es muy extendida en algunos países de Europa, la Unión Europea ha aprobado la comercialización de insectos para alimentación con el objetivo de fomentar su consumo.


Desde principios de año existe un reglamento aprobado por el Parlamento Europeo a través del cual se considera a los insectos, o a sus partes, como una nueva categoría alimenticia. La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de Naciones Unidas, que elaboró una profunda investigación (en inglés) sobre el asunto, afirma que no se conoce ningún caso de transmisión de enfermedades derivado del consumo de estos animales siempre que se manipulen con las reglas de higiene adecuadas como con el resto de alimentos. Apuntan a que simplemente podrían ocasionar alguna alergia, como en el caso del consumo de mariscos, pero que en general presentan un menor riesgo de transmisión de infecciones que otras especies como las aves o los mamíferos.

Diversos tipos de insectos forman parte de la dieta de 2.000 millones de personas. Desde 2013, la FAO recomienda el consumo de estos invertebrados, ya que presentan una alta concentración en proteínas, calcio y vitaminas, así como una baja cantidad de grasas e hidratos de carbono, aunque el valor nutricional específico varía de unas especies a otras. La organización justifica que, además de constituirse como un alimento saludable, podrían ser una solución para paliar el hambre en algunos países del mundo y su consumo ofrece otras ventajas como el bajo coste de producción y reducidos impactos ambientales en comparación con la ganadería o la cría de otros animales.

Foto: © FAO.