Ayuno, el enemigo secreto de la insulina

José_Bautista - 21 de mayo de 2018 - 21:29

Ayuno, el enemigo secreto de la insulina

Una investigación ha descubierto los efectos negativos de ayunar sobre el páncreas.

Leia em portugês



(CCM Salud) — Ayunar de forma intermitente, una práctica cada vez más extendida entre quienes desean perder peso, hace que el organismo utilice la grasa para producir energía. Sin embargo, esta práctica también puede representar problemas serios para la salud, según ha revelado una investigación de la Sociedad Europea de Endocrinología.

Según un estudio presentado en Barcelona (España), esta institución detalla los efectos negativos del ayuno sobre el organismo a largo plazo, indicando que pueden ser peores que sus beneficios, entre los que se encuentran la reducción del nivel de colesterol y de varios indicadores inflamatorios.

Para la investigación, dirigida por Ana Claudia Munhoz Bonassa y Angelo Rafael Carpinelli, del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de São Paulo (Brasil), se emplearon roedores con buen estado de salud y sin obesidad, alimentados un día sí, un día no. La conclusión de los expertos fue que, después de tres meses de pruebas, los ratones de laboratorio habían perdido peso, pero presentaban señales de daños en el páncreas y en el funcionamiento de la insulina, directamente ligada a las diabetes tipo 1 y 2.

"Los radicales libres son moléculas inestables que pueden ligarse a otras moléculas, perjudicando su funcionamiento. Observamos un aumento de estos radicales libres tras un ayuno agudo", explicó Munhoz. "Los otros efectos negativos que hallamos fueron, de hecho, una sorpresa para nuestro equipo", señaló esta científica.

El ayuno intermitente, una práctica polémica, posee numerosos adeptos y detractores, aunque los resultados obtenidos con este hábito pueden obtenerse fácilmente con otras prácticas más saludables.

Por ejemplo, la Sociedad Brasileña de Endocrinología y Metabolismo y otras instituciones similares de América Latina y Europa recomiendan a quienes quieren reducir su peso que presten atención a su educación alimenticia, haciendo una adaptación progresiva y ordenada del apetito y la saciedad en el sistema nervioso central. También estiman esencial realizar ejercicio físico de forma regular.

Foto: © Nicoleta Ifrim-Ionescu - 123RF.com