La cápsula que detecta enfermedades

José_Bautista - 25 de mayo de 2018 - 20:44

La cápsula que detecta enfermedades

Investigadores estadounidenses han creado una pastilla que identifica hemorragias e inflamaciones internas.

Leia em portugês



(CCM Salud) — El tracto digestivo es una parte del cuerpo difícil de explorar y puede albergar enfermedades y hemorragias. Partiendo de esta idea, un equipo de científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha creado una cápsula que "viaja" a través del aparato digestivo.

Esta pastilla está equipada con un sensor capaz de identificar problemas gastrointestinales y estomacales, prestando atención a moléculas que puedan estar sangrando en exceso. Según los expertos, este invento todavía puede ser mejorado y adaptado para identificar biomarcadores relacionados con otros problemas de salud.

Según Timothy Lu, profesor del MIT y coautor del artículo publicado en la revista Science, es necesario profundizar el conocimiento científico de la microbiota intestinal y otras enfermedades como la depresión.

"Hay un gran interés sobre la biología y la actividad del intestino humano, así como las interacciones entre las bacterias que viven en nuestras entrañas y en el resto del cuerpo. Pero se trata de un lugar de difícil acceso y comprensión", explicó Lu. "Nuestro objetivo es construir sensores biológicos que puedan servir como lectores de algunas de estas interesantes localizaciones".

Al utilizar bacterias genéticamente modificadas que, dentro de las cápsulas, actúan como sensores, la cápsula desarrollada por el MIT envia datos a una aplicación móvil que muestra resultados en tiempo real. Tras ser probado con éxito en cerdos, ahora este dispositivo con forma de pastilla debe pasar las pruebas en seres humanos, un proceso que concluirá en los próximos dos años.

"El sensor es un cilindro de 10 mm por 30 mm, suficientemente pequeño para permitirnos probarlo, aunque nuestro objetivo sea reducirlo todavía más, dejándolo en más o menos un tercio de su tamaño antes de hacer ensayos clínicos con humanos", señaló Philip Nadeau, miembro del equipo en calidad de doctorando del MIT. Esta cápsula atraviesa el sistema digestivo y es eliminada en las heces.

Los autores de este trabajo estiman que en uno o dos años será posible comenzar a probar este dispositivo en seres humanos. "La principal limitación que tenemos en este momento, en términos de ensayo clínico, es la necesidad de más financiación, además de los trámites necesarios para conseguir la aprobación para este tipo de experimentos", concluyeron los investigadores.

Foto: © Belchonock - 123RF.com