El peligro de no desayunar y cenar tarde

José Bautista - 22 de abril de 2019 - 21:05
El peligro de no desayunar y cenar tarde
Un estudio revela nuevos riesgos detrás de estas dos prácticas perjudiciales.

(CCM Salud) — Desayunar poco o nada y cenar de manera abundante y poco tiempo antes de dormir aumenta hasta cinco veces el riesgo de muerte, según ha revelado una investigación realizada por expertos de la Universidad Estatal de São Paulo (Brasil).

En concreto, las personas que realizan este tipo de acciones tienen entre cuatro y cinco veces más probabilidades de muerte que quienes desayunan de manera saludable y toman cenas equilibradas varias horas antes de irse a dormir. Además, cuando esas personas sufren un infarto, también tienen cuatro veces más posibilidades de volver a tener un ataque al corazón o una angina hasta 30 días después de recibir el alta médica.

"Nuestra investigación muestra que las dos conductas alimentarias están relacionadas de forma independiente con resultados más pobres después de un ataque cardíaco", asegura Marcos Minicucci, director del estudio, quien además añade que "las personas que trabajan tarde pueden ser particularmente susceptibles a tener una cena tardía y luego no tener hambre en la mañana". Entre las razones científicas para comprender la relación entre estos dos hábitos alimenticios y los problemas cardíacos, destacan la respuesta inflamatoria del organismo, así como el estrés oxidativo y la función endotelial.

El trabajo, publicado en el European Journal of Preventive Cardiology (en inglés), se basa en un seguimiento detallado de 113 personas con una edad media de 65 años, entre las que más de la mitad (58 %) aseguraba no desayunar y el 45 % afirmaba cenar a altas horas de la noche.

Además, la investigación señala que las estatinas (medicamentos usados para controlar el colesterol) deben ser consideradas como complementos junto con una dieta sana y equilibrada, y no como sustitutivos, especialmente entre pacientes afectados por un ataque cardíaco y sobre todo aquellos que sufren infartos de miocardio con elevación del segmento ST.

Los especialistas recomiendan tomar desayunos ricos en productos lácteos, carbohidratos y frutas, así como cenar al menos dos horas antes de meterse en la cama.

Foto: © Marina Troshenkova - 123RF.com