El primer cerebro reactivado con éxito tras la muerte

José Bautista - 23 de abril de 2019 - 17:40
El primer cerebro reactivado con éxito tras la muerte
Por primera vez, los científicos han logrado devolver la actividad a este órgano.

(CCM Salud) — Un equipo de científicos de la Universidad de Yale (Estados Unidos) ha conseguido reactivar parcialmente cerebros de cerdos cuatro horas después de su muerte.

Esta novedad representa una gran esperanza para el campo de la neurología, en concreto para quienes luchan contra el alzhéimer. La investigación, publicada en la revista Nature (en inglés), tenía como objetivo demostrar que la muerte de las células cerebrales puede ser interrumpida y que incluso es posible restablecer algunas conexiones en el cerebro.

Para llevar a cabo el experimento, los investigadores recopilaron 32 cerebros de cerdos en un matadero. Cuatro horas después de su fallecimiento, conectaron los cerebros a un sistema creado por los científicos, capaz de bombear a un ritmo predeterminado (similar al del pulso cardíaco) un líquido proyectado en torno al cerebro con sangre sintética.

El cerebro de los animales recibió esa mezcla durante seis horas y, tras ese periodo, los expertos identificaron sinapsis con una reducción en la muerte de las células cerebrales, la restauración de los vasos sanguíneos y la actividad cerebral.

Además, los científicos comprobaron la existencia de sintaxis en funcionamiento, así como una respuesta normal a la medicación y un consumo de oxígeno similar al de un cerebro normal. No obstante, el electroencefalograma no detectó señales de actividad eléctrica, que señaliza conciencia o percepción.

"La muerte celular en el cerebro tiene lugar a través de una ventana de tiempo más larga de lo que creíamos anteriormente", afirmó Nenad Sestan, profesor de Neurociencia de Yale. "Lo que estamos demostrando es que el proceso de muerte celular es gradual y que algunos de esos procesos pueden ser pospuestos, preservados o incluso revertidos", apuntó este especialista.

A largo plazo, el objetivo de esta investigación es encontrar mejores formas de proteger el cerebro después de traumas, como el accidente vascular cerebral (AVC). Además, estos hallazgos ayudarán a entender mejor el alzhéimer e incluso a desarrollar técnicas que en el futuro podrían revertirlo.

Foto: © Yuriy Klochan - 123RF.com