Retinopatía diabética: examen oftálmico

Agosto 2017


La diabetes se ha convertido en la primera causa de ceguera en Occidente en las personas de menos de 50 años de edad y aproximadamente el 2 % de los diabéticos se vuelven ciegos.

La diabetes altera la calidad de los pequeños vasos sanguíneos especialmente los que irrigan el ojo. Esto puede causar una retinopatía diabética, principal complicación de la diabetes, y problemas de la visión que pueden ocasionar una ceguera.

El tratamiento de una retinopatía diabética depende del estado de la enfermedad para detener la evolución de esta patología y evitar la aparición de una ceguera. Por otra parte, una vigilancia oftalmológica permite identificar los primeros signos de una retinopatía diabética.

Examen oftalmológico en las personas diabéticas


Primer examen oftálmico

Todas las personas diabéticas deben someterse a un examen oftalmológico con el fin de detectar los signos precoces de una retinopatía diabética que permita un tratamiento pero también evitar la agravación hacia una forma más severa que pueda causar una ceguera.

Diabetes de tipo 1

Las personas que presentan una diabetes de tipo 1 deben efectuarse el primer examen oftalmológico en el transcurso de los 3 a 5 años siguientes a la aparición de la diabetes.

Diabetes de tipo 2

Los pacientes con diabetes de tipo 2 deben efectuarse el primer examen oftalmológico desde el diagnóstico de la enfermedad.

Chequeo oftálmico una vez por año

Las personas diabéticas de tipo 1 y de tipo 2 deben realizarse un examen oftálmico una vez por año.

Pacientes que tienen una anomalía visual

Las personas que tienen anomalías visuales o las que presentan una retinopatía evolutiva deben realizarse un chequeo más frecuente. Esta frecuencia debe ser propuesta por el oftalmólogo.

Retinopatía diabética no proliferativa

En los estadios precoces de una retinopatía diabética no proliferativa, un chequeo regular puede ser suficiente. En los pacientes que no presentan retinopatía o sólo presentan algunos microaneurismas, es posible espaciar los exámenes. En los pacientes que presentan una forma no proliferativa de retinopatía diabética de moderada a severa, son necesarios exámenes oculares frecuentes con el fin de determinar cuándo iniciar el tratamiento de la retinopatía.

Diabetes de tipo 2 y retinopatía diabética severa no proliferativa

Los pacientes diabéticos de tipo 2 que presentan una retinopatía diabética severa no proliferativa deben consultar rápidamente a un oftalmólogo debido al riesgo de disminución del 50 % de una pérdida severa de la visión.

Personas de edad

Los pacientes de edad avanzada presentan un mayor riesgo de catarata, glaucoma o degeneración macular relacionada con la edad y otras afecciones que pueden conducir a una ceguera. Por lo tanto estos pacientes necesitan una vigilancia más estrecha.

Deseo de embarazo

Las mujeres que presentan una diabetes preexistente deben efectuarse un examen oftalmológico antes de la concepción y en el transcurso del primer trimestre del embarazo. Deben consultar con un médico sobre el riesgo de aparición o de evolución de una retinopatía diabética y realizarse un seguimiento durante el embarazo. La aparición de trastornos de la visión necesita una consulta urgente con un oftalmólogo.

Saber más

Retinopatía diabética: definición y factores de riesgo
Retinopatía diabética: diagnóstico

Foto: © Lonely - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 28 de septiembre de 2015 a las 12:22 por DRA. MARNET.
El documento «Retinopatía diabética: examen oftálmico» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.