Cómo usar los medicamentos en periodos de calor

Agosto 2017

La ANSM (Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos y de Productos de Salud de Francia) publicó un conjunto de recomendaciones que hay que seguir para evitar las complicaciones que puedan generar los medicamentos debido al calor. Estas recomendaciones son sobre cómo usar medicamentos susceptibles de agravar los efectos del calor y los riesgos que hay que tener en cuenta.

Complicaciones debido a un falla de la termorregulación

Dos complicaciones podrían producirse en periodo de canícula: el síndrome de agotamiento y deshidratación, consecuencia de la alteración del metabolismo hidrosalino y el golpe de calor, resultado de una falla severa de la termorregulación. El golpe de calor constituye una urgencia médica extrema y necesita un tratamiento rápido.


La ANSM enumera los factores de individuales que pueden alterar la adaptación del organismo a los calores fuertes: la edad avanzada, las patologías crónicas y sus tratamientos. La ANSM insiste particularmente en el caso de personas mayores de edad debido a la alteración de ciertas capacidades como la percepción de la sed, la función renal y la termorregulación.

Según la ANSM, ciertos medicamentos pueden contribuir agravando estados patológicos inducidos por el calor. Las medidas de prevención deben ser propuestas teniendo en cuenta factores de riesgo y el tratamiento llevado a cabo.

Estudios de los riesgos que pueden producir los medicamentos sobre la adaptación del organismo al calor

La ANSM indica que existen pocos estudios específicos sobre las interacciones entre las condiciones climáticas y los tratamientos médicos.


Después de la canícula de 2003, estudios epidemiológicos mostraron tratamientos médicos que podrían provocar golpes de calor, pero ninguna relación fue establecida entre la toma de medicamentos y un posible fallecimiento.

Dos estudios realizados mostraron que la toma de un psicótropo provocaría un aumento del riesgo de defunción en las personas ancianas durante un golpe de calor.

Medicamentos a tener en cuenta en el análisis de los factores de riesgo

Medicamentos que pueden agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor

Según la ANSM, los diuréticos pueden provocar trastornos de la hidratación. Los antiinflamatorios no esteroideos, el inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina, los antagonistas de los receptores de la angiotensina II, el aliskireno, ciertos antibióticos, antivirales, antidiabéticos y en general todos los medicamentos conocidos por su nefrotoxicidad son susceptibles de alterar la función renal.


Ciertos medicamentos como las sales de litio, los antiarrítmicos y los antiepilépticos tienen un perfil cinético susceptible de ser afectado por la deshidratación.

Los medicamentos con propiedades atropínicas, los vasoconstrictores periféricos, los medicamentos susceptibles de limitar el aumento del ritmo cardiaco y un aumento del flujo sanguíneo cutáneo pueden impedir la pérdida calórica del organismo.

Medicamentos susceptibles de provocar una hipertermia

Ciertos medicamentos son conocidos por causar trastornos de la regulación térmica. Los neurolépticos y una interrupción repentina de antiparkinsonianos pueden provocar un síndrome maligno de los neurolépticos.


Los agonistas serotoninérgicos y asimilados pueden causar un síndrome serotoninérgico, sobre todo cuando son combinados con antidepresivos. La ANSM también precisa que un tratamiento no equilibrado con un aporte demasiado elevado de hormonas tiroideas expone a un riesgo de hipertermia.

Medicamentos susceptibles de agravar indirectamente los efectos del calor

Los medicamentos hipertensores y los antianginosos son susceptibles de disminuir la presión arterial. Los psicótropos y los medicamentos actúan sobre el estado de alerta pueden también alterar las capacidades de defensa contra el calor.

Por ahora, la ANSM preconiza la vigilancia del estado general de los pacientes teniendo en cuenta el conjunto de los factores de riesgo y la implementación de medidas higiénico-dietéticas, como la ventilación y la hidratación. No es justificado contemplar la disminución sistemática o la interrupción de un tratamiento.

La ANSM recomienda a los profesionales de salud a cargo de pacientes, que presentan factores de riesgo, proceder a una evaluación clínica y a un control regular del estado de hidratación, poner en una lista el conjunto de los medicamentos tomados por el paciente e identificar a los que pueden alterar la adaptación del organismo durante el calor, reevaluar la relación beneficio/riesgo de cada medicina, evitar la prescripción de antiinflamatorios no esteroideos, paracetamol e informar al paciente no tomar ningún medicamento sin consultar con un médico.

La ANSM recomienda que la adaptación de un tratamiento debe ser realizada caso por caso teniendo en cuenta la patología tratada, el riesgo de efecto adverso y asegurándose que las medidas de hidratación son correctamente seguidas.


Foto: © Mybona - Fotolia.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 17 de julio de 2015 a las 01:58 por Carlos-vialfa.
El documento «Cómo usar los medicamentos en periodos de calor » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.