Quedar embarazada teniendo quistes

Julio 2017


Puedo quedar embarazada si tengo quistes en el ovario

Tener quistes en los ovarios no significa, en la totalidad de los casos, que no puedas quedarte embarazada. Esto dependerá del tipo, el tamaño y el número de los quistes. Además, los quistes pueden ser crónicos o transitorios y desaparecer con el tiempo. Habrá que tener en cuenta igualmente si dichos quistes producen o no hormonas que puedan alterar el ciclo menstrual y por tanto la fertilidad. No hay que confundir, por otra parte, tener un quiste en el ovario que tener ovarios poliquísticos. Las pacientes con ovarios poliquísticos que desean un embarazo pueden ser tratadas con éxito por medio de distintos métodos para inducir la ovulación.

Puedo quedar embarazada si tengo quistes en el útero

Los quistes en el útero son bastante comunes, y en general, no tienen mayor importancia. En muchas ocasiones no es necesario recurrir a un tratamiento. Tanto su tamaño como cantidad puede variar significativamente. El diagnóstico de los quistes de útero se realiza a través de un ultrasonido o ecografía; éste puede detectar quistes que contienen liquido, o bien de otro tipo compuestos por tejido denso, llamado fibromas o miomas.
Tanto los fibromas como los quistes de útero se originan debido a un mal funcionamiento del hígado, que está sobrecargado. También puede ser a causa de un exceso de estrógeno y un bajo nivel de progesterona.
En general, los quistes uterinos no dan síntomas. Los síntomas que pueden ocasionar son una presión al ovular y un dolor agudo en la cavidad pélvica.
En cuanto al tratamiento de los quistes uterinos dependerá de la edad de la paciente, el tamaño del quiste y de lo que observe a través del ultrasonido. Los quistes benignos tanto como malignos deben ser extirpados en el caso de que su tamaño sea importante. A veces bastará con medicación por un período determinado de tiempo que se suele administrar cuando hay dolor y en casos de sangrado. Para aliviar los síntomas se utilizan como primera opción los AINEs (antiinflamatorios no estoriodeos) y los tratamientos hormonales, como los tratamientos hormonales anticonceptivos, que ayuden a controlar los síntomas relacionados con la menstruación. Ninguno de estos tratamientos disminuyen el tamaño del mioma. Los fármacos que mejor resultado han demostrado en la reducción del mioma son los agonistas androgénicos, como análogos de la Hormona Liberadora de Gonadotropina Hipofisiaria (GnRH) aunque sus efectos secundarios limitan mucho su uso y la mifepristona (es un antagonista del receptor de progesterona).
En casos severos o que no responden al tratamiento farmacológico el mejor tratamiento es la extirpación quirúrgica. La cirugía es a menudo el tratamiento de elección por ser el más eficaz y por existir técnicas con una mínima invasión. Se pueden usar instrumentos que se introducen a través de la vagina con una cámara en su extremo; se localiza el mioma y se congela con nitrógeno líquido, se destruyen mediante una corriente eléctrica o se inhibe el flujo sanguíneo en el mioma obligando al mioma su reducción (embolización). No en todos los casos se pueden utilizar estas técnicas quirúrgicas no invasivas.
Según el caso, el tratamiento puede reducirse a un chequeo cada cierto tiempo para observar la evolución del quiste ya que en ocasiones desaparecen sin más.
El médico puede solicitar exámenes como un CA-125 y analíticas con el fin de establecer los riesgos de que se convierta en cancerígeno. Si el médico lo considera necesario, habrá que intervenir para quitar el quiste de útero realizando una laparotomía (abrir el abdomen) o bien extirparlo con una laparoscopia. Cuando se extrae, el quiste es enviado al patólogo para que realice un diagnóstico y determine las características del mismo.

Puedo quedar embarazada si tengo quistes y tomo pastillas anticonceptivas

Con los ovarios poliquisticos las reglas suelen ser irregulares: una vez que se regulan los ciclos ya se pueden retirar las pastillas para buscar un embarazo. Los anticonceptivos son una medida paliativa. Las menstruaciones se "regularizan" (sangrado sin ovulación, los ovarios están en reposo total). Para tratar el SOP no sirve cualquier píldora anticonceptiva. Tienen que ser una pildora anticonceptiva combinada que contiene estrógeno como progestina.

Puedo quedar embarazada si tengo quistes y miomas en el útero

Aunque es un trastorno relativamente frecuente, la mayoría de los miomas no requiere tratamiento. En cualquier caso, debes consultarlo con tu ginecólogo, especialmente si estás embarazada o planeas ser madre en el futuro.
Los miomas, también conocidos como fibromas uterinos, no son más que tumores benignos, es decir, masas de tejido muscular que crecen dentro del útero y el miometrio –capa media del útero de tipo muscular–. Su aparición y crecimiento está directamente relacionado con la existencia de estrógenos. Por ello, es raro que aparezcan en la mujer antes de la primera menstruación o después de la menopausia.
En la mayoría de los casos, la sintomatología de los miomas suele ser nula. Tan sólo en un pequeño porcentaje pueden causar metrorragias importantes –hemorragias vaginales procedentes del útero que no están asociadas al ciclo menstrual–, dolor abdominal o pélvico o síntomas compresivos en órganos vecinos. Si no tienen una sintomatología grave o no modifican su tamaño, no requieren tratamiento.
La mujer, durante el embarazo, experimenta un aumento en el nivel de estrógenos, algo que puede hacer variar la situación del mioma. Lo más habitual es que el cambio hormonal provoque su crecimiento, pero también se observan casos en los que éste mantiene su tamaño o incluso disminuye. De cualquier manera, hay que controlar su evolución ya que si aumentan excesivamente de tamaño es posible que den lugar a determinadas complicaciones: por un lado, pueden comprometer el normal desarrollo del feto, provocando lo que se conoce como Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR); y por otro, favorecer la aparición de desprendimiento de placenta o aumentar el riesgo de parto prematuro.
En cuanto al parto, los problemas pueden venir por la localización del mioma. Si éste se sitúa en la zona más baja, puede crecer por delante del feto y obstaculizarle el canal del parto. En ese caso, será imprescindible que el alumbramiento se realice por cesárea. En cambio, cuando el mioma no interfiere con el camino de salida del feto, es posible el parto por vía vaginal.



Foto: © shutterstock Tefi

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 21 de julio de 2016 a las 14:28 por DRA. MARNET.
El documento «Quedar embarazada teniendo quistes» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.