Pruebas de memoria para Alzheimer

Julio 2016
Los test cognitivos, comúnmente llamados test de memoria, son imprescindibles para detectar y diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Estas pruebas permiten evaluar diferentes funciones cognitivas, como la memoria, el lenguaje, la praxis y la atención, entre otras habilidades.


Mini-examen cognoscitivo (MEC) o Test de Folstein

El mini-examen cognoscitivo (MEC) de Lobo es un test de referencia que se lleva a cabo cuando se sospecha algún tipo de demencia o para seguir la evolución de la enfermedad.

Esta prueba explora la orientación temporal-espacial, el aprendizaje, la memoria, la atención, el cálculo, el razonamiento, el lenguaje y las prácticas constructivas. Es difícil de realizar por un médico no experimentado. El examen toma alrededor de 15 minutos y el nivel sociocultural del paciente puede influir en sus resultados.

En la parte de orientación en el tiempo se realizan algunas preguntas con el fin de apreciar el funcionamiento de la memoria. El paciente debe responder preguntas como: ¿cuál es la fecha completa de hoy?, ¿en qué año estamos?, ¿en qué estación del año?, ¿en qué mes?, ¿qué día del mes? y ¿qué día de la semana?, entre otras.

Las preguntas sobre la orientación en el espacio incluyen: ¿en qué lugar nos encontramos?, ¿cuál es el nombre del hospital donde estamos?, ¿en qué ciudad se encuentra?, ¿cuál es el nombre de la provincia donde se encuentra la ciudad?, ¿dentro de qué región se encuentra esta provincia? y ¿en qué piso estamos?, entre otras.

En la sección de aprendizaje, se le pide al paciente que repita 3 palabras, las cuales debe retener, pues más adelante se le preguntan.

En atención y cálculo, el paciente debe realizar restas sucesivas, por ejemplo, a partir de 100 restar 7 en cada ocasión.

La prueba de memoria consiste en recordar las 3 palabras que retuvo con anterioridad.

En las pruebas para el lenguaje, se le muestran objetos al paciente para que los nombre. También se le pide repetir palabras y seguir instrucciones simples que permiten evaluar las diferentes funciones cognoscitivas.

Praxis constructivas

La apraxia es un desorden de la actividad gestual que conlleva una dificultad para efectuar gestos y para establecer las relaciones de objetos, entre ellos y dentro del espacio. La apraxia constructiva corresponde a un desorden en la percepción del espacio y perturba la posibilidad de diseñar.


Para evaluar la praxis se otorga un folio y se le pide al paciente que copie un dibujo. Cada pregunta se califica de 0 o 1 y el resultado total varía de 0 a 30.

Un resultado de 28 o más permite tranquilizar al paciente. Un resultado de 23 o menos revela una disfunción cognoscitiva y es necesario un chequeo para investigar la causa. Un resultado entre 24 y 27 necesita ser interpretado en función de la edad y del nivel sociocultural.

Una evaluación especializada se impone si el paciente tiene síntomas. Es necesario seguir de cerca la evolución del enfermo.

Test de Lawton

Esta prueba no es un test de evaluación cognoscitiva, sino que evalúa parcialmente el grado de autonomía. Ayuda en la detección de demencia y situaciones que puedan provocar una dependencia.


El examen está compuesto por 4 fases: posibilidad de utilizar el teléfono (uso normal, uso con números conocidos, imposibilidad total), medios de transporte (desplazarse solo, en taxi o autobús, imposibilidad de desplazarse), toma de medicamentos (tomarlos solo en horarios fijos, imposibilidad de tomarlos solo, posibilidad de tomarlos si están ya preparados) y, por último, se evalúa la capacidad de administrar su dinero (autonomía completa, imposibilidad de administrarse solo).

Las 4 fases de este test detectan a las personas que presentan una demencia todavía no diagnosticada o que la pueden desarrollar dentro de un año.

Prueba de Grober y Buschke

Esta prueba contiene 16 palabras que pertenecen a 16 categorías diferentes. Este complejo examen es utilizado en centros especializados por psicólogos. Permite conocer los resultados de la memoria en caso de trastornos y señalar los problemas de codificación de información en los problemas del recuerdo.

Test de las 5 palabras

Este test permite estudiar la capacidad de memoria y, además, detecta la presencia de un trastorno de la memoria característico de la enfermedad de Alzheimer.


Primero, se leen 5 palabras al paciente y se le indica a qué categoría semántica pertenece cada una; por ejemplo, la palabra limonada es una bebida. Después, se esconde la lista y se le pide al paciente que diga las 5 palabras. Si falta alguna, se le dice qué palabra falta semánticamente; por ejemplo, ¿cuál era la bebida? Cada palabra dicha, con o sin ayuda, representa un punto.

Después se distrae al paciente para enfocar su atención sobre otro cometido intelectual. Ahora se le vuelve a pedir que diga las 5 palabras. Si le falta una, se le ayuda con la categoría semántica. Cada palabra dicha, con o sin ayuda, cuenta un punto.

Un resultado de 10 puntos elimina la enfermedad de Alzheimer.

El test del reloj

El test explora diferentes funciones de la memoria, como la praxis y la orientación temporal-espacial. Se realiza en 4 o 5 minutos.


En una hoja con un círculo dibujado, se le pide al paciente que dibuje un reloj y represente una hora precisa.

Se evalúa que todos los números de las horas estén representados, en el orden correcto, bien colocados, que las dos agujas estén dibujadas, con la aguja que indica la hora bien colocada, la aguja que indica los minutos bien situada y cada aguja con la longitud adecuada.

Se concede un punto por cada respuesta correcta. La puntuación normal es de 7 sobre 7. Un punto perdido refleja una anomalía que necesita un chequeo más completo.

Este test presenta una buena sensibilidad para detectar demencia, pero no es específico de la enfermedad de Alzheimer.

CODEX, un test simple y rápido para diagnosticar Alzheimer

El profesor Joel Belmin, jefe del servicio de geriatría del Hospital Universitario Charles-Foix d'Ivry-sur-Seine, y su equipo diseñaron un test para detectar demencia en personas de edad avanzada en solo tres minutos.


Este test está destinado para ser aplicado por médicos generalistas, con el fin de detectar más rápido esta patología y poder orientar lo más pronto posible a las personas que tengan necesidad de una consulta sobre la memoria.

EL CODEX (abreviatura del inglés Cognitive Disorders Examination) es un test que utiliza pruebas que ya existen, pero en este caso están simplificadas y asociadas. Suministra información sobre la causa de la demencia y los resultados no dependen del nivel sociocultural del paciente. El test puede ser utilizado por personas que lo sepan manejar bien y que tengan la posibilidad de efectuarlo.

Primera etapa del CODEX

En la primera etapa del test, se le pide al paciente que repita y memorice 3 palabras simples.

Después se realiza el test del reloj simplificado. En una hoja de papel, donde hay un gran círculo, se le pide al paciente que escriba los números de las horas, de la misma forma que en la esfera de un reloj, y que dibuje las agujas indicando una hora específica.

El test del reloj es normal si todas las cifras están representadas y en su sitio, si las agujas grande y pequeña están identificadas y si la hora específica está correctamente dibujada. El test es anormal si uno de estos datos no es correcto.

En la última parte de esta primera etapa, el paciente debe repetir las 3 palabras que memorizó al principio. Un olvido es considerado como anormal.

Si los dos test son normales, el riesgo de comienzo de demencia es muy débil. Si los dos tests son anormales, la probabilidad de demencia es más grande. Un estudio más completo de memoria es imprescindible.

Segunda etapa del CODEX

Si uno de los 2 test es anormal y el otro normal, hay que pasar a la segunda etapa del CODEX.

En esta etapa se le hacen 5 preguntas al paciente: ¿en qué hospital estamos?, ¿en qué ciudad?, ¿en qué provincia?, ¿en qué región? y ¿en qué piso?

Cada respuesta correcta representa un punto. Una puntuación de 4 o 5 puntos permite evaluar que los riesgos de demencia son débiles. Una puntuación inferior a 4 indica un riesgo de demencia elevado, por lo que una consulta de memoria es imprescindible.

Alzheimer y la consulta de memoria

Las consultas de memoria permiten evaluar de forma precisa las funciones cognitivas y, en caso de anomalías, investigar las causas. Una vez que se dé el diagnóstico, se propone un tratamiento al paciente y al médico.


Las consultas de memoria están formadas por equipos multidiscplinarios que se especializan en el diagnóstico y tratamiento de trastornos cognitivos y se pueden reagrupar en función de los centros. Geriatras, neurólogos, psiquiátras, generalistas, psicólogos, enfermeros, ortofonistas y asistentes sociales son reagrupados dentro de las consultas para asegurar el mejor seguimiento posible de los pacientes.

El equipo multidisciplinario que analiza a la persona utiliza los test de consulta de memoria con el fin de evaluar las funciones cognitivas. Los datos médicos son confrontados con los resultados del informe neuropsicológico.

Los test de memoria varían según los equipos, pues su interpretación tiene en cuenta el nivel sociocultural y el grado de atención de la persona evaluada.

La consulta de memoria tiene como fin confirmar los trastornos de la memoria, evaluar otras funciones cognitivas aparte de la memoria e investigar el diagnóstico de la demencia. En caso de demencia, encuentra su origen (enfermedad de Alzheimer, demencia por cuerpos de Lewy o demencia de origen vascular, entre otros).

Si se confirma la existencia de la enfermedad de Alzheimer, evalúan la severidad de la enfermedad, consideran las opciones terapéuticas, evalúan la pérdida de autonomía, organizan el tratamiento y acompañan al enfermo y a su familia durante el proceso.

Recolección de líquido cefalorraquídeo

Un estudio, publicado en julio de 2007, por el Inserm, en The Lancet Neurology, parece demostrar que la enfermedad de Alzheimer podría ser detectada antes de la aparición de la demencia si, en asociación con los test de memoria, los médicos utilizan las técnicas de diagnóstico por imagen para descubrir las lesiones del cerebro.


Por otra parte, la investigación de las moléculas específicas del Alzheimer, la péptido beta amiloidea y la proteína Tau, presentes dentro de la recolección de líquido cefalorraquídeo (líquido de la médula espinal) podría permitir mejorar el diagnóstico.

Foto: © andaVector - Shutterstock.com

Consulta también :

Les tests  de mémoire dans la maladie d'Alzheimer
Les tests de mémoire dans la maladie d'Alzheimer
Memory tests for Alzheimer's disease
Memory tests for Alzheimer's disease
Gedächtnistests zur Diagnose von Alzheimer
Gedächtnistests zur Diagnose von Alzheimer
Este documento intitulado « Pruebas de memoria para Alzheimer » de Ccm (salud.ccm.net) esta puesto a diposición bajo la licencia Creative Commons. Puede copiar, modificar bajo las condiciones puestas por la licencia, siempre que esta nota sea visible.