Tratamiento de la artritis detectada precozmente

Agosto 2017




En un inicio, los casos de artritis detectados precozmente presentan características o síntomas semejantes. Posteriormente, cada uno puede mantener las mismas características, evolucionar hacia una poliartritis reumatoide u otro tipo de reumatismo inflamatorio o simplemente desaparecer.
En 2007, la Liga Europea contra el Reumatismo elaboró una lista de 12 recomendaciones para el tratamiento de la artritis detectada precozmente. Esta lista fue elaborada por 14 reumatólogos de 10 países diferentes. Para elaborar estas recomendaciones los especialistas se basaron en el análisis de un conjunto de 284 artículos (estudios controlados, meta-análisis, etc)

Recomendaciones

  • La lesión inflamatoria de las articulaciones se caracteriza por la presencia de una hinchazón, de dolor y de rigidez. Los pacientes que presenten lesiones en más de una articulación deben ser derivados a un reumatólogo. Lo ideal es que puedan ser examinados por este especialista antes de los 6 meses de evolución de la inflamación.
  • El examen clínico es el método por excelencia para el diagnostico de la artritis. En caso de inseguridad, un eco-doppler o a una resonancia magnética podrían permitir la detección de la sinovitis (inflamación de la membrana interna de la articulación).
  • El examen clínico, los exámenes sanguíneos (hemograma, análisis de transaminasas y de anticuerpos antinucleares) y los análisis de orina van a permitir determinar si el paciente presenta una poliartritis reumatoide u otro tipo de reumatismo inflamatorio.
  • Asimismo, la Liga Europea contra el Reumatimo recomienda realizar:
    • Serología de la Enfermedad de Lyme.
    • Serología del parvovirus.
    • Serología de la hepatitis B y C.
    • Una radiografía pulmonar.
    .
  • Enseguida, se debe determinar el número de articulaciones afectadas (inflamación y/o dolor) y realizar otros análisis de sangre para determinar o detectar:
    • Velocidad de sedimentación (VS).
    • Concentración de la proteína C reactiva (CRP).
    • Presencia de anticuerpos anti-CCP (contra el Péptido Cíclico de la Citrulina).
    • Presencia del factor reumatoide.
    .
  • Asimismo, será necesario realizar radiografías para descartar si existe o no un desgaste articular.
  • Los pacientes que presentan riesgos de padecer algún tipo de inflamación articular persistente o erosiva deben seguir un tratamiento de acción retardada, incluso si no presentan todas las características de un reaumatismo inflamatorio claramente definido.

En efecto, es frecuente observar la aparición de un desgaste en las articulaciones durante los 2 primeros años de evolución de la enfermedad. En estos casos, los tratamientos de acción retardada cumplen una función preventiva.
  • Es importante que el paciente esté correctamente informado acerca de la enfermedad y del tratamiento. La Liga Europa contra el Reumatismo recomienda desarrollar programas de educación para el paciente.
  • El uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES) debe ser considerado como un tratamiento sintomático. Este tratamiento debe iniciarse después de una evaluación gastrointestinal, renal y cardiovascular.
  • Una terapia general a base de corticoides con una dosis de prednisona inferior a 10 mg/día también debe ser considerada como un tratamiento paralelo al tratamiento de acción retardada. NOTA: la prednisona permite dismunir el dolor y la hinchazón +prevenir el desarrollo de las lesiones radiológicas.

Las inyecciones locales de corticoides pueden permitir una mejoría. La Liga Europea contra el Reumatimo afirma que la tolerancia a largo plazo a las dosis bajas de corticoides aún es desconocida.
  • El metotrexato debe ser utilizado como tratamiento de primera intención en pacientes con riesgos de presentar una inflamación articular persistente. También es posible recurrir a otros medicamentos: salazopirina, leflunomida.
  • El objetivo del tratamiento es la remisión de la enfermedad.
  • El control regular de la evolución de la enfermedad y de los efectos secundarios deben guiar las decisiones terapéuticas.
  • Iniciar un tratamiento intensivo lo antes posible pueden mejorar el pronóstico a largo plazo y, sobre todo, puede provocar una mejoría de las lesiones radiológicas.
  • De forma paralela al tratamiento farmacológico, el paciente puede seguir otros tratmaientos ( ejercicios no dinámicos, tratamientos ocupacionales, hidroterapia).
  • El seguimiento o control del paciente debe realizarse cada 3 meses durante los primeros años. Este seguimiento o control incluye:
    • Un examen para determinar el número de articulaciones afectadas (hinchazón y dolor).
    • Análisis de sangre para determinar la velocidad de sedimentación (VS) y la concentración de la proteína C reactiva (CRP).
    • Evaluación de la afección estructural a través de radiografías (cada 6 ó 12 meses durante los primeros años de evolución de la enfermedad).
    .


La Liga Europea contra el Reumatismo recomienda adaptar los tratamientos hasta conseguir una remisión de la enfermedad.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 23 de agosto de 2010 a las 20:39 por Carlos-vialfa.
El documento «Tratamiento de la artritis detectada precozmente» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.