La esclerosis múltiple y el cansancio

Julio 2017


La Esclerosis múltiple o esclerosis en placas es la enfermedad neurológica no traumática más frecuente del sistema nervioso central en el adulto joven. La esclerosis múltiple es la primera causa de discapacidad no traumática en los adultos jóvenes.

Los síntomas de una esclerosis múltiple aparecen en forma de ataques y pueden durar desde 24 horas hasta algunos días, luego disminuyen de intensidad y hasta pueden desaparecer. Los síntomas varían según los lugares donde el sistema nervioso central es afectado.

Los principales síntomas de la enfermedad son hormigueos, parálisis pasajera de un miembro, visión borrosa o disminución de la agudeza visual de un ojo, pérdida de equilibrio, incontinencia, trastornos de la memoria, problemas de atención y cansancio.

El cansancio, síntoma importante asociado a los trastornos neurológicos de la esclerosis múltiple, debe necesitar un tratamiento particular y adaptado a cada enfermo.

El cansancio: ¿el síntoma más preocupante de la esclerosis múltiple?


El cansancio es el síntoma que aparece en las personas afectadas por la esclerosis múltiple desde el principio de la enfermedad. El cansancio es a veces el síntoma que más molesta a las personas más jóvenes que tienen una actividad profesional.

El cansancio no está relacionado a los signos neurológicos ni al grado de la discapacidad ni a su gravedad.

Este cansancio que provoca una sensación de agotamiento y de lasitud aparece al realizar esfuerzos moderados o un trabajo intelectual, como la lectura por ejemplo. Este cansancio disminuye después de un descanso.

Características de este cansancio


El cansancio provocado por la esclerosis múltiple es muy desventajoso porque perturba la vida cotidiana. Aparece frecuentemente y repentinamente como otro tipo de cansancio. Aparece poco después del despertar y a menudo se intensifica en el transcurso del día. Los períodos de calor desencadenan o agravan este cansancio.

Tratamiento del cansancio


Es indispensable saber reaccionar ante la aparición de un estado de cansancio y de no luchar más porque la recuperación será más difícil.

Hay que aceptar que el cansancio forma parte de la enfermedad. Cuando se siente un cansancio hay que tomarse una pausa para descansar y efectuar estiramientos cuando es posible, etc.

No luchar contra el cansancio


Si un paciente lucha contra el cansancio, los tiempos de recuperación se vuelven cada vez más largos y el agotamiento aparece por esfuerzos de intensidad cada vez más débiles.

Personas en actividad profesional


Las personas que realizan una actividad profesional deben acondicionar su tiempo de trabajo.

Evitar la inmovilización total


Aunque es aconsejado tomarse momentos de pausa y de descanso, hay que también saber que es importante continuar moviéndose al máximo para evitar una inmovilización total que representa un factor de desadaptación al esfuerzo.

No moverse y quedarse inmóvil provoca un aumento del cansancio que van a agravar este estado. El paciente entra a círculo vicioso infernal que le hace sentirse cada vez más cansado por esfuerzos cada vez menores.

Los familiares frente al cansancio


El cansancio de un enfermo a menudo provoca consecuencias en sus familiares próximos y amigos cercanos que se sienten impotentes.

Las sesiones de reeducación


La reeducación debe ser adaptada a cada paciente en función a su discapacidad y de su estado pero también en función a su cansancio. El paciente debe aprender a detectar los signos precoces de un cansancio con el fin de adaptar su reeducación y asegurarle el ahorro más grande y posible de su energía.

Utilizar asistencia técnica


El uso de un bastón, un andador deambulador o una silla de ruedas debe poder ser contemplado sistemáticamente con el fin de permitir sufrir menos, estar menos cansado y conservar la moral.

Mantener actividades


Animar a los enfermos a mantenerse realizando actividades, otorgándose pausas, es una de las claves importantes que permiten evitar que el cansancio se instale por periodos largos.

Cansancio y depresión


El cansancio también es un signo de depresión que acompaña las actividades diarias de estos pacientes.

Tratamientos


Aunque no existe ningún tratamiento medicamentoso milagroso que permite luchar contra el cansancio, es a menudo aconsejado tratar a los pacientes con medicamentos antidepresivos y ansiolíticos.

Un tratamiento psicoterapéutico es a menudo aconsejado.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 13 de octubre de 2012 a las 18:57 por Carlos-vialfa.
El documento «La esclerosis múltiple y el cansancio» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.