Hipocondría: diagnóstico y tratamiento

Julio 2017

  • La hipocondría es una enfermedad psicológica que puede llegar a ser un problema de gravedad si los síntomas son muy fuertes.
  • Los hipocondríacos viven en un estado de sufrimiento ante el miedo a enfermar.
  • La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave.
  • Se llega a esta convicción de que se está enfermo a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro síntoma físico: puede ocurrir, por ejemplo, con lunares, pequeñas heridas, toses, incluso latidos del corazón, movimientos involuntarios, o sensaciones de molestia no muy claras.
  • Aunque el médico le asegure que no tiene nada, el hipocondríaco solamente se queda tranquilo un rato, pero su preocupación vuelve de nuevo.

No es lo mismo hipocondría que aprensión

  • Hay que diferenciar entre la hipocondría y la aprensión ya que ésta última no afecta a la vida social, laboral y familiar del afectado.

Síntomas más frecuentes

  • Hay que tener encuenta que el hipocondríaco se puede provocar auténticos síntomas físicos, como la aceleración de los latidos del corazón o disfunciones digestivas.
  • Además, el hipocondríaco examina sus propias funciones biológicas de forma regular e incluso obsesiva: se toma el pulso, la temperatura o la tensión arterial, numerosas veces al día, y analiza la cantidad y la composición de los alimentos que va a ingerir.
  • El paciente centra la atención continuamente en los diferentes síntomas que todo cuerpo humano percibe sobre su propio funcionamiento: si prestamos atención captaremos latidos del corazón, ruidos intestinales, movimientos reflejos, sudoración, calor, frío, tensión, eccemas, protuberancias y un largo etcétera.
  • Para el hipocondriaco son síntomas que él interpreta como el desarrollo de una patología grave: por eso son enfermos imaginarios.

¿Cómo se llega al diagnóstico?

  • Lo primero que se hace es asegurar que no tienen ninguna enfermedad física.
  • Una vez que se ha descartado, si el paciente sigue con angustia, preocupación y dudas acerca de su estado de salud, es conveniente estudiar la posibilidad de un trastorno psicológico.
  • Para diagnosticar la hipocondría es necesario que el paciente presente los síntomas al menos durante seis meses y asegurarse de que no padezca ninguna enfermedad real.
  • Se puede descubrir si una persona es hipocondríaca si se observa en ella la meditación constante sobre los síntomas de una enfermedad, ya sean reales o imaginarios.
  • Muchas personas han padecido, o padecerán en algún momento de su vida, los efectos de la hipocondría o la sensación de padecer patologías graves, cuando en realidad no son más que nervios o ansiedad.

¿Es necesario realizar pruebas para descartar posibles problemas físicos?

  • Lo primero que sedebe hacer siempre es asegurarse de que el paciente que no tienen ninguna enfermedad física.
  • Si para ellos se necesita realizar algunas exploraciones es importante hacerlas para tranquilizar al paciente.

Tratamiento

  • La hipocondría es un trastorno psicológico, por lo que el tratamiento principal consiste en una terapia cognitivo-conductual.
  • El objetivo del tratamiento es hacer que el paciente pierda ese miedo a estar enfermo.
  • Lo primero que hay que conseguir es que el paciente abandone las visitas constantes a las consultas médicas y a las urgencias hospitalarias y que la salud y la enfermedad no sean un tema habitual de conversación para él.
  • Es esencial la colaboración activa de la familia y de su entorno.
  • Para eliminar el miedo a la enfermedad, se utiliza la desensibilización en la imaginación del paciente de aquellas situaciones temidas, para conseguir la progresiva aceptación de éstas y evitar que el cuerpo sea únicamente una fuente de dolor y angustia para él.
  • Conjuntamente, en algunos casos, se emplean psicofármacos en la fase inicial de la enfermedad para controlar los síntomas ansiosos.

10 reglas que pueden ser de ayuda para los hipocondríacos

1. Las sensaciones no son más que una exageración de las reacciones corporales normales al estrés
2. No son, en absoluto, perjudiciales ni peligrosas; solamente desagradables. No sucederá nada peor
3. Deje de aumentar el pánico con pensamientos atemorizadores
4. Observe lo que está sucediendo realmente en su cuerpo, no lo que tema que pudiera pasar
5. Espere y deje tiempo al miedo para que se pase. No luche en contra ni huya de él. Simplemente acéptelo
6. Cuando deja de aumentarlo, el miedo comienza a desaparecer
7. Objetivo es aprender a afrontar el miedo sin evitarlo: una oportunidad de progresar
8. Piense en el avance que ha conseguido y lo satisfecho que estará cuando lo consiga
9. Cuando se sienta mejor, mire a su alrededor y planee qué va a hacer a continuación
10. Comience de forma tranquila, relajada. No hay necesidad de esfuerzo ni prisas

Saber más

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 14 de octubre de 2016 a las 18:23 por Carlos-vialfa.
El documento «Hipocondría: diagnóstico y tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.