La rinoplastia (cirugía reparadora o estética de la nariz): desarrollo de la intervención

Julio 2017


La nariz es un elemento esencial de la arquitectura y de la belleza de un rostro. La operación de rinoplastia tiene por objetivo embellecer las narices que la naturaleza olvidó perfeccionar o corregir aquellas que se estropearon a causa de accidentes o traumatismos diversos. También corrige anomalías que pueden molestar la respiración.

¿Qué corrige la rinoplastia?

La rinoplastia permite corregir todas las deformaciones que pueden afectar la nariz. Por ejemplo:
  • La rinoplastia de reducción corrige las narices demasiado largas o demasiado anchas, las jorobas nasales que deforman la espina nasal, las puntas demasiado gruesas o caídas, los orificios nasales dilatados, etc.
  • La rinoplastia de aumento se aplica en las narices demasiado cortas, las narices que carecen de proyección, etc.

La operación

Cada cirujano tiene su técnica operatoria propia pero existen sin embargo algunas fundamentales.

Vía interna o abierta

La mayoría de las veces, la intervención se hace por vía interna, es decir que el cirujano trabaja dentro de la nariz sin ninguna incisión de la piel que recubre la nariz (vía endonasal o vía cerrada).

La rinoplastia también puede "ser abierta" (Open rhinoplasty), es a menudo el caso para el tratamiento de las narices más complejas. En este caso, el cirujano practica una pequeña incisión al nivel del columela (parte situada entre ambas ventanas nasales, en la parte inferior de la nariz). Esta técnica permite soltar "al aire libre" las estructuras cartilaginosas de la nariz para darles una mejor forma.
  • El cirujano, en el caso preciso de una reducción nasal (corrección de los orificios nasales anchos y dilatados), puede hacer una incisión en el pliegue situado entre la parte exterior de los orificios nasales y las mejillas.
  • La vía endonasal no deja desde luego ninguna cicatriz y las cicatrices por las dos otras técnicas son mínimas y casi invisibles.

Correcciones óseas o cartilaginosas

En todos los casos, el cirujano trabaja según las correcciones que hay que efectuar ya sea a nivel óseo o a nivel cartilaginoso o sobre los dos a la vez. Puede por ejemplo limar una joroba sobre la espina nasal, estrechar los huesos en una nariz demasiado ancha en su parte alta o quitar cartílagos en exceso para refinar la punta.

Rinoplastia de aumento

En una rinoplastia de aumento, el cirujano puede incorporar cartílagos tomados del tabique nasal o si se resultan insuficientes, tomar cartílagos de la oreja.

Septorrinoplastia

En la septorrinoplastia, el cirujano rectifica un tabique nasal desviado. Se realiza durante una rinoplastia reparadora si es necesario. El objetivo es a menudo doble, embellecer al paciente pero también permitirle respirar bien.

Tapones son colocados dentro de la nariz al final de la operación. Una férula de resina es colocada de manera inclinada sobre la nariz operada para protegerla los primeros días y disminuir los edemas.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 27 de octubre de 2016 a las 13:07 por Carlos-vialfa.
El documento «La rinoplastia (cirugía reparadora o estética de la nariz): desarrollo de la intervención» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.