Dormir bien durante las noches calurosas

Agosto 2017


Una buena calidad de sueño es vital para las personas. El organismo necesita recuperarse del cansancio acumulado durante el día.

Algunos elementos permiten un mejor sueño reparador, particularmente en tiempos de calor fuerte, como hidratarse al máximo, tomar aire fresco, comer una cena más ligera que de costumbre, etc.

Consejos

Actividad física

Es indispensable realizar una actividad física regular. Pero no practicarla poco antes de acostarse ya que el recalentamiento del cuerpo puede tener impactos negativos sobre el sueño.

Smartphone, ordenador y tableta

La utilización de smartphones, ordenadores y tabletas antes de dormir es un error. En efecto, una luz demasiado viva indica al cerebro que debe estar en alerta y no en descanso. De igual forma, no dejar el aparato conectado sobre la mesa de noche porque perjudica la calidad del sueño.

Actividades relajantes

Privilegiar actividades relajantes (lectura, música calma) antes de apagar la luz.

Encontrar tu tiempo para dormir

Presta atención a los signos enviados por el organismo que indica que ya es hora de dormir. Es inútil querer acostarse demasiado temprano si te levantaste tarde o tomaste una siesta en el día. El sueño funciona por ciclo de 1h 30, cada uno debe encontrar el ciclo que le conviene.

Alimentación e hidratación

Alcohol

El consumo de alcohol antes de ir a dormir no garantiza una buena calidad de sueño. Esto puede al contrario provocar varios despertares intempestivos en el transcurso de la noche (sin hablar de la boca pastosa y del dolor de cabeza del día siguiente). Se desaconseja el consumo de cafés y té después de las 16 horas, así como el consumo de zumo de naranja y de tabaco antes de acostarse.

Alimentación equilibrada

Tener una alimentación equilibrada es también fundamental, una cena demasiado pesada y llena de proteínas y lípidos, retrasa el sueño, particularmente en tiempo de calor fuerte. En cambio, alimentos tipo legumbres, pan blanco, pastas, pescado, verduras garantizan más tranquilidad. Es mejor cenar, de ser posible, por lo menos dos horas antes de acostarse.

Alergias

Hay que tener cuidado con los ácaros y otros microorganismos que se deslizan por todas partes y pueden provocar alergias. Los consejos básicos consisten en ventilar las habitaciones, pasar el aspirador muy regularmente, mantener una temperatura ambiente fresca, cambiar regularmente las sábanas, ventilar las camas, optar por un somier de lamas y no sobrepasar una humedad de 50% en las habitaciones.


Puedes optar por una funda antiácaro u otras soluciones acaricidas (aerosoles, espuma, soluciones líquidas). No olvides revisar las propiedades tóxicas de ciertos elementos químicos presentes en las soluciones presentadas. Ten en cuenta también que un ácaro muerto conserva su alérgeno y continúa provocando alergias. Por lo tanto, es fundamental pasar el aspirador sobre tu colchón y hacerle lavados regulares a 60° C.

Tratamiento antiácaros

Una asociación de médicos alergólogos recientemente atribuyó su etiqueta a un tratamiento antiácaros (Allerban) que reviste la ropa de cama, las almohadas y el colchón. Este tratamiento impide el desarrollo de bacterias y de mohos necesarios para la digestión de los ácaros.

Pruebas in vivo hechas recientemente demostraron la inocuidad del tratamiento cerca de las personas más sensibles, lo que promete un sueño tranquilo.

El cuarto: temperatura y ropa de cama

La temperatura del cuarto tiene que mantenerse alrededor de una temperatura estable cualquiera que sea la temporada (entre 20 y 25 grados). El organismo enfría su temperatura durante el sueño, por lo que ducharse con agua caliente no es una buena idea. En cambio, el uso del ventilador o de la bolsa de hielo bajo la almohada son medios buenos de preparar el organismo para el sueño.


La elección de la ropa de cama es también primordial. Una buena ropa de cama cubre las necesidades de cada persona y tiene en cuenta tres criterios: la corpulencia, el tamaño y el peso de la persona.

Cuanto más pesada es una persona, necesita más un colchón reforzado a nivel de las caderas. Una persona más ligera estará más a gusto más en un colchón blando.


Foto: © ruigsantos - Fotolia.com

Consulta también

Artículo original escrito por p.horde. Traducido por Carlos-vialfa. Última actualización: 24 de julio de 2015 a las 11:42 por DRA. MARNET.
El documento «Dormir bien durante las noches calurosas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.