Trastorno de identidad disociativo

Julio 2017

El trastorno de identidad disociativo es una enfermedad mental. En el origen de esta enfermedad siempre encontramos un trauma que se ha presentado durante la infancia. Cuando un médico piensa en un transtorno de este tipo suele ponerlo en evidencia a través de entrevistas psiquiátricas y aplicar una serie de tests. El tratamiento del transtorno de identidad disociativo se realiza con psicoterapia aunque también determinados fármacos pueden ayudar.


En qué consiste el trastorno de identidad disociativo o de personalidad múltiple

La característica mas importante de este trastorno es que coexisten dos o más identidades en una misma persona. Ambas identidades aparecen de forma alterna y se manifiestan de esta forma en el control del comportamiento de la persona. Este trastorno de la personalidad tiene características que nos pueden confundir con la esquizofrenia.

En el transtorno disociativo aparece una separación de la realidad. Es por esta razón que el paciente a menudo no es capaz de recordar información importante de su pasado ya que a veces los hechos han ocurrido cuando otra de las posibles identidades estaba controlando la situación. Predomina en el sexo femenino: afecta a nueve mujeres por cada hombre.

Qué causa el trastorno de personalidad múltiple

La causa de este trastorno siempre hemos de buscarla en la infancia. Suele tratarse de un mecanismo de defensa que el niño desarrolla para poder sobrellevar situaciones de dolor intenso y miedo provocadas por haber sufrido abusos repetidos</bold. A menudo el tipo de abuso es sexual y el responsable solemos encontrarlo en el medio familiar cercano (padres u otro miembro próximo de la familia). En general esta misma persona que abusa de él se suele ocupar y cuida de él en otros momentos ya que existe una relación estrecha y cercana.

En los niños que sufren abusos sexuales por parte de su padre o de su madre (o de otro miembro muy cercano) el transtorno empeora y se agrava porque estas mismas personas son responsables de su cuidado y atención e, incluso, pueden darles amor. No todas las personas son capaces de desarrollar un transtorno disociativo pero existen algunas que tienen capacidades innatas para hacerlo. Cuando estas personas sufren una situación de abuso repetitivo responden de esta manera y desarrollan este transtorno.

Por qué se produce el trastorno de identidad disociativo

Tres condiciones son necesarias para que aparezca un transtorno de este tipo. La primera es la <bold>predisposición psicobiológica y la capacidad de la persona
para ser capaz de hacer un proceso disociativo en respuesta a la agresión de que es objeto.

En segundo lugar, la persona en su infancia tiene que haber vivido un trauma que será el que desencadenará el proceso disociativo la disociación. Los sucesivos traumáticos que irá viviendo encadenarán las futuras disociaciones en una nueva identidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todo aquél que haya sufrido un episodio disociativo en respuesta a un trauma psicológico desarrollará un problema de identidad disociativa. Un factor determinante para que se desarrolle este proceso es la repetición sucesiva de los traumas con el paso del tiempo.

Otra posibilidad en una persona víctima de abusos repetidos que no tenga capacidad para disociar es que desarrolle o bien un trastorno de estrés postraumático (TEPT) o bien depresiones repetidas, incluso con ideas de suicidio o brotés de tipo psicótico.

Síntomas del trastorno de identidad disociativo

Este trastorno de identidad disociativo está incluído en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (comúnmente conocido como DSM-IV). Sin embargo no todos los profesionales de la psiquiatría están de acuerdo en considerarlo un trastorno mental en sí mismo.

Otro de sus síntomas son los lapsus de memoria: generalmente la persona no es capaz de recordar los episodios vividos cuando adopta otra de las personalidades en las que se disocia.

Una persona con este tipo de trastorno tiene dos o más identidades o personalidades que se pueden identificar de forma claray que denominamos alter. Estas dos identidades se relacionan con el medio exterior de formas distintas y alternas dando forma de esta forma a las dos personalidades de estos pacientes.

Qué es el trastorno de despersonalización

Un trastorno de despersonalización provoca en el paciente sentimientos severos de irrealidad que pueden llegar a dominar su vida . Con esta patología el enfermo no es capaz de vivir una vida normal.

Podemos encontrar este tipo de sensaciones de despersonalización y de desrealización en el marco de otras patologías como, por ejemplo, en el trastorno de estrés agudo.

A nivel cognitivo estos pacientes presentan problemas de atención, escasa memoria a corto plazo o poco razonamiento de tipo espacial. Tienen una gran capacidad para distraerse y para problemas a la hora de percibir los objetos en tres dimensiones.

El porque los pacientes desarrollan estas deficiencias no se conoce con certeza aunque se cree que están relacionadas con la visión de túnel (distorsiones perceptivas) y el vacío mental (dificultades para captar nueva información).

Cómo saber si tienes un trastorno de identidad disociativo - Test

Para hacer un diagnóstico de esta patología es muy importante la historia del paciente. Por lo tanto este interrogatorio es clave y también utilizan cuestionarios especiales para identificar este trastorno y descartar otras posibilidades. Siempre se ha de descartar también una causa de tipo orgánico que pueda corresponderse con estos síntomas. Por lo tanto siempre se debe realizar una completa exploración física del paciente.

Para poder realizar este tipo de entrevistas a menudo se recurre a técnicas, por ejemplo, de hipnosis o a la administración de sedantes por vía intravenosa con el objetivo de conseguir que el paciente se relaje.

A menudo los psiquiatras utilizan también diarios personales que el paciente debe ir rellenando entre las visitas. A través de estos diarios es posible que el médico sea capaz de acceder a las diferentes identidades del paciente e, incluso, a mucha información sobre un periodo olvidado de la vida de esta persona.

También es posible que el médico intente contactar directamente con alguna de las otras identidades y solicite hablar con la parte de la mente que participa en conductas que la persona no es capaz de recordar.

Cómo tratar el trastorno de identidad disociativo

Al tratar a un paciente con esta patología el psiquiatra persigue integrar las distintas personalidades en una única aunque no siempre sea posible. Cuando no se puede lograr este objetivo el tratamiento buscará conseguir una interacción armoniosa entre las distintas personalidades. Esto le permitirá al paciente funcionar de una forma menos traumática.

El tratamiento del transtorno disociativo se basa en la psicoterapia aunque a veces puede ayudar la visualización guiada y la hipnosis.

La psicoterapia suele durar mucho tiempo, y es difícil y emocionalmente dolorosa. Los pacientes pueden sufrir muchas crisis emocionales que pueden aparecer a consecuencia de los actos de las distintas identidades. Pueden sufrir momentos de desesperación provocados por la evocación de recuerdos traumáticos durante la terapia.

Con frecuencia es necesario hospitalizar al paciente en una Unidad psiquiátrica para ayudarlo a atravesar las etapas más difíciles y a asimilar los recuerdos que le provocan tanto dolor. Durante los períodos de hospitalización, el paciente recibe ayuda y está monitorizado.

La psicoterapia suele conseguir estabilizar las emociones. Otro objetivo es negociar mejores relaciones entre los estados de identidad y proteger al paciente frente a la victimización adicional. Es importante que existe una buena relación médico-paciente para cumplir con estos objetivos. Para conseguir relajar a los pacientes a veces se recurre a la hipnosis.

El tratamiento con fármacos puede aliviar algunos síntomas como la ansiedad o la depresión pero no tiene efectos sobre el trastorno en sí.

Trastorno de comportamiento social desinhibido

El trastorno de comportamiento social desinhibido puede confundirse con frecuencia con un TDAH.


Esta patología es un trastorno que aparece durante la infancia y no se diagnostica antes de la edad de nueve meses o después de los cinco años de edad. Están en riesgo de padecer este transtorno aquellos bebés o niños muy pequeños que no reciban una atención correcta por parte de su cuidador mas importante o que esta atención sea insuficiente.

Este trastorno aparece en situación de privación social, abandono o cuando el cuidado del niño o bebé es patológico. Se detecta fácilmente en los niños que han crecido en instituciones.

El síntoma más evidente es la ausencia del miedo normal o discreción al acercarse a extraños. Dicho de otro modo, el niño está inusualmente cómodo al hablar, tocar y vivir distintas situaciones con un adulto desconocido.

Foto: © Wavebreakmedia - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 10 de febrero de 2017 a las 20:42 por DRA. MARNET.
El documento «Trastorno de identidad disociativo» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.