Dolores intercostales y torácicos: principales causas

Junio 2017

Los dolores intercostales y torácicos son síntomas comunes que corresponden a enfermedades de orígenes diferentes, benignas o potencialmente graves.


Dolores intercostales: los signos de una urgencia médica

Ciertos signos de gravedad asociados con el dolor intercostal en la región torácica son motivo de consulta urgente, como dificultad para respirar, cianosis y congestión bronquial, entre otros. También existen signos cardiovasculares como palidez, hipotensión arterial y síntomas neuropsicológicos como agitación y angustia. En presencia de estos síntomas, es urgente consultar con un médico para evitar complicaciones.

Cuáles son las principales causas de los dolores intercostales y torácicos

Traumatismo y patologías del esqueleto

Entre estas causas se incluyen las fracturas de costillas (traumatismo reciente), fracturas vertebrales, tumores óseos y las afecciones de los músculos del tórax.

Patologías cardiovasculares

Entre las enfermedades cardiovasculares que pueden provocar los dolores intercostales y torácicos se incluyen a la angina de pecho, que se manifiesta con dolor localizado en la zona retroesternal, generalmente desencadenada al hacer un esfuerzo; el infarto de miocardio, que causa un dolor repentino y espontáneo; o la pericarditis aguda, en la que el dolor suele aumentar durante la inspiración.

Patologías radiculares (raíz de los nervios) y neurológicos

Entre este tipo de enfermedades, se incluyen a la neuralgia intercostal, la costochondritis, la meningoradiculitis y la fibromialgia.

Patologías pulmonares y pleurales

Entre las enfermedades pulmonares y pleurales involucradas en el dolor intercostal y torácico se pueden mencionar a las crisis de asma bronquial, la embolia pulmonar, que se manifiesta con dolores violentos que aumentan durante la respiración y las neumopatías infecciosas, que causan dolores brutales acompañados por un síndrome febril. También se incluye los dolores pleurales (pleura): dolor brutal que se irradia hacia el hombro y aumenta por los movimientos respiratorios.

Otras patologías orgánicas asociadas a dolores torácicos

Patologías hematológicas (enfermedades de la sangre) y patologías abdominales de origen ulceroso (estómago), hepatobiliar o pancreático pueden contarse entre las causas que también provocan dolor intercostal.

Trastornos psiquiátricos

La ansiedad, los ataques de pánico y la somatización son algunas de las patologías de origen psiquiátrico asociadas al dolor intercostal y torácico.

Diagnóstico: interrogatorio y exámenes

El diagnóstico se basa en un interrogatorio preciso, un examen clínico y diferentes exámenes complementarios simples.

Interrogatorio

El interrogatorio debe especificar el lugar del dolor, el tipo de dolor (ardor, opresión), la intensidad, su modo de demostración (repentino o progresivo), la posible irradiación a la mandíbula o espalda, las circunstancias en la que aparece el dolor (estrés, durante el descanso, durante o después del esfuerzo), la duración, horario de aparición y la antigüedad, así como los signos y síntomas asociados (disnea, tos, angustia, trastornos digestivos o diabetes, entre otros).

Examen clínico

Se debe realizar la auscultación cardíaca (búsqueda de un soplo cardiaco), la auscultación pulmonar y medir la presión arterial del paciente.

Exámenes complementarios

Según el examen inicial, el médico orienta al paciente hacia diferentes tipos de exámenes con el fin de determinar la causa del dolor y de diferenciarlo de otros. Entre estos exámenes se encuentra el electrocardiograma y electrocardiograma de esfuerzo, ecocardiografía, radiografía pulmonar, escáner torácico, Eco-Doppler venoso, fibroscopia, endoscopia y análisis de sangre.

Foto: © stockyimages – Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 31 de diciembre de 2016 a las 00:10 por gslaura.
El documento «Dolores intercostales y torácicos: principales causas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.