Insuficiencia renal crónica: Tratamiento

Julio 2017


Definición


La insuficiencia renal crónica (IRC) es la afección progresiva y definitiva de las funciones renales exocrinas (depuración y eliminación) y endocrinas (secreciones hormonales).

Este artículo tratará de la insuficiencia renal crónica terminal (IRCT). Cuando la destrucción glomerular es bastante, se requiere un tratamiento de suplencia (diálisis o trasplantación) para suplir los riñones desfallecientes.

Tratamiento de suplencia

Hemodiálisis



La hemodiálisis consiste en eliminar los residuos tóxicos y el exceso de agua en el organismo filtrando la sangre. La depuración de la sangre se hace a través de un riñón artificial, también llamado dializador que hace las veces de filtro y de un líquido de diálisis (dialisata).

Para esto una "máquina" de hemodiálisis, llamada generador, es necesaria. De este modo, la sangre será aspirada por medio de una bomba, en un circuito externo, depurado y reinyectado al paciente. El uso de esta técnica necesita antes (cuando esto es posible) la creación de un acceso vascular permanente, llamado fístula arteriovenosa (FAV). Realizada quirúrgicamente, esta intervención consiste en conectar una arteria y una vena con el fin de obtener un flujo importante.

La vena arterializada va a desarrollarse progresivamente bajo el efecto de la presión arterial. Va a dilatarse (en tres semanas aproximadamente) y podrá ser extraída.

En cada sesión, dos agujas (en la mayoría de los casos) son puestas en esta FAV. Uno para la salida de la sangre y el segundo para el retorno. La hemodiálisis se practica generalmente tres veces a la semana, a razón de cuatro horas por sesión. Estas sesiones pueden efectuarse en un servicio de hemodiálisis en un centro hospitalario o en una unidad de diálisis médica o en una unidad de autodiálisis o a domicilio (mucho más raro).

Diálisis Peritoneal


Este método utiliza el peritoneo como superficie de intercambio. El peritoneo es una membrana semipermeable fina y rica en vasos sanguíneos. Cubre la cavidad abdominal y envuelve los órganos formando un espacio virtual llamado cavidad peritoneal. Es a través del filtro "natural" que evacuarán los residuos y el agua en exceso contenidos en la sangre hacia una solución de diálisis (llamada dialisata) introducida a través de un catéter de diálisis en la cavidad peritoneal.

Para esto una intervención quirúrgica debe ser practicada, antes de empezar el tratamiento con diálisis peritoneal (DP), con el fin de poner el catéter flexible que será dejado de manera estable. La DP se practica en casa todos los días.

Para asegurar una buena depuración, la dialisata debe a menudo ser renovada, sea de modo manual en el día o automatizada por la noche. Existen dos tipos de diálisis peritoneal.

Diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA)


La sustitución de la dialisata contenida en la cavidad peritoneal se hará manualmente conectando la extremidad del catéter a una doble bolsa de plástico. Una vacía que servirá para recoger la dialisata usada, saturada de residuos y una llena para la infusión por gravedad de la solución de la diálisis "nueva". Estos intercambios se efectúan durante el día, cuatro veces al día, por lo general.

Cada dos intercambios, la extremidad del catéter es desconectada de las bolsas y cerrada con la ayuda de un corcho. La parte emergente será fijada al abdomen por un esparadrapo hasta la próxima conexión.

Diálisis peritoneal automatizada (DPA)

  • Los intercambios de dialisata son administrados por la noche por una máquina llamada ciclador.
  • Esta técnica "obliga" al paciente a estar conectado a esta máquina entre ocho a diez horas pero deja libre el resto del día.

Cualquiera que sea la técnica de depuración extra renal, la diálisis es el tratamiento más comúnmente utilizado.

Trasplante renal


El trasplante renal puede ser contemplado para todos los pacientes con insuficiencia renal crónica dializados o en instancia de serlo y que no presenta contraindicaciones a este trasplante. El paciente debe realizarse un examen de pretrasplante antes de poder pretender estar inscrito en una lista de espera.

Es el tratamiento que se acerca más a un restablecimiento de la función renal normal, pero implica a veces la espera prolongada por un órgano compatible. El trasplante aumenta la esperanza de vida y mejora la calidad de vida.

Se trata de una intervención quirúrgica que pretende reemplazar el riñón que ha dejado de funcionar totalmente por el riñón "sano" de un donante. Este riñón puede provenir de un donante fallecido en estado de muerte cerebral o de un donante vivo emparentado (cónyuge, hermanos, padres).

El trasplante requiere de un seguimiento médico regular y la toma diaria de un tratamiento médico (anti-transplante) que puede tener a veces efectos secundarios.

Saber más

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 8 de junio de 2013 a las 03:40 por Carlos-vialfa.
El documento «Insuficiencia renal crónica: Tratamiento» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.