Desprendimiento prematuro de la placenta

Junio 2017

El desprendimiento prematuro de la placenta tiene múltiples causas y provoca partos prematuros y nacimientos de bebés sin vida.


La placenta en el embarazo, ¿qué es y para qué sirve?

La placenta es el órgano que suministra alimento y oxígeno al bebé durante el embarazo. En condiciones normales, la placenta crece en la parte superior del útero y permanece ahí hasta el momento del nacimiento pero también puede desprenderse de la pared del útero antes del parto, de forma parcial o completa.

Durante la última etapa del parto, la placenta se separa del útero y sus contracciones ayudan a empujarla hacia la vagina (canal de parto). Este proceso se denomina expulsión o alumbramiento de la placenta y suele producirse en el tercer trimestre aunque puede ocurrir en cualquier momento a partir de la vigésima semana de embarazo. Los desprendimientos leves de placenta no son problemáticos pero un desprendimiento completo prematuro impediría que al bebé le llegasen el oxígeno y los nutrientes.

Qué causa el desprendimiento prematuro de la placenta

Las causas del desprendimiento prematuro de la placenta se desconocen pero la hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo, el consumo de cocaína o alcohol, una lesión en la madre y los embarazos múltiples aumentan el riesgo de padecer esta afección.


El desprendimiento prematuro de la placenta es la segunda causa de metrorragia, tras la placenta previa, en el tercer trimestre de gestación. La probabilidad de sufrir este trastorno es de entre el 0,4 % y el 3,5 %. La forma más grave se presenta únicamente en 1 de cada 500 a 750 partos y causa la muerte del feto.

Cuando el desprendimiento de la placenta es mayor, el bebé corre más riesgo de sufrir problemas de crecimiento. También causa partos prematuros (antes de las 37 semanas de embarazo) y nacimientos sin vida (el bebé muere en el útero antes de nacer pero después de la vigésima semana de embarazo).

Causas del aborto espontáneo, muerte fetal o pérdida del embarazo

La mayoría de muertes fetales ocurren en el tercer trimestre de embarazo.


Se habla de muerte fetal cuando el feto que pesa más de 500 gramos y/o tiene más de veinte semanas de desarrollo muere dentro del útero, es decir, cuando ha alcanzado un desarrollo tal que, en condiciones óptimas, la vida fuera del útero habría sido posible.

Algunas posibles causas de muerte fetal son las enfermedades congénitas como la hipoplasia pulmonar, las aberraciones cromosómicas, las restricciones en el crecimiento intrauterino, la colestasis, la diabetes mellitus, la preclampsia o los psicotrópicos (alcohol, nicotina, etc.), así como los traumatismos, radiaciones e incompatibilidad Rh.

Asimismo, también puede provocar muerte fetal la enfermedad celíaca, un trastorno que no causa síntomas digestivos por lo que la mayoría de los casos no se reconocen ni diagnostican.

Por último, los accidentes del cordón umbilical, un embarazo no controlado o mal controlado, las trombofilias y las drogas ilícitas también conducen al aborto.

Cuáles son los síntomas del desprendimiento prematuro de la placenta

Aunque los síntomas son proporcionales al grado de desprendimiento de la placenta, los más frecuentes son el sangrado vaginal, la aparición de contracciones dolorosas, dolor abdominal, hipertonía uterina y rigidez o distensión abdominal 'en tabla'.

También puede aparecer distrés fetal o muerte fetal cuando los latidos cardiacos fetales disminuyen o desaparecen.

Cómo diagnosticar el desprendimiento prematuro de la placenta

En los casos de desprendimiento de la placenta suele observarse una pérdida de la variabilidad y desaceleraciones tardías durante el monitoreo fetal. En la ecografía se evidencia abruptio (zona hipoecoica entre la pared uterina y la placenta).

El diagnóstico diferencial del desprendimiento prematuro de la placenta consiste en descartar la posibilidad de un caso de placenta previa, ruptura uterina, rotura del seno marginal de la placenta, colecistitis o apendicitis aguda.

Cómo tratar el desprendimiento prematuro de la placenta

El tratamiento depende de la gravedad de la afección e incluye desde el reposo en cama hasta la cesárea de emergencia.

Desprendimiento de placenta sin sangrado

El síntoma principal del desprendimiento placentario es el sangrado vaginal pero no siempre puesto que en ocasiones, la sangre queda atrapada detrás de la placenta.

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 22 de febrero de 2017 a las 12:17 por CaminoCCMSalud.
El documento «Desprendimiento prematuro de la placenta» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.