El síndrome de dolor crónico: recomendaciones

Julio 2017


En diciembre de 2008 la Alta Autoridad de la Salud de Francia publicó recomendaciones para diagnosticar y evaluar el síndrome de dolor crónico. Su objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente afectado con este síndrome y orientarlo sobre los tratamientos especializados.
Segun un un estudio europeo realizado en colaboración con el EFIC (European federation of IASP - International Association for the Study of Pain - Chapters), Federación Europea de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, millones sufren de dolores crónicos.

Definición


Según la IASP (International Association for the Study of Pain, Asociación Internacional para el Estudio del Dolor) un dolor crónico es una experiencia sensorial y emocional desagradable, vinculada a una lesión tisular existente o potencial o en términos que evocan una lesión.
Un dolor crónico es:
  • Persistente (+ de 3 meses) o recurrente.
  • Poco o nada aliviado por un tratamiento.
  • Cuando provoca una deterioro significativo y progresivo de las capacidades funcionales y relacionales del paciente en sus actividades de la vida diaria, tanto en su domicilio como en la escuela o en el trabajo.

Identificar un dolor crónico

  • Es necesario analizar al dolor tal como el paciente lo siente y lo describe.
  • Síntomas que permiten diagnosticar un dolor crónico:
    • Dolores con manifestaciones psicopatológicas (ansiedad, depresión...).
    • Resistencia al análisis clínico y a un tratamiento realizado y supervisado.
    • Interpretaciones, creencias del paciente sobre el dolor, su tratamiento, sus causas, sus consecuencias, alejadas del diagnóstico del médico..

Evaluar el dolor

  • Una evaluación inicial permite nombrar y describir el dolor sobre varios puntos:
    • Definir las características del dolor:
      • Condiciones de su aparición.
      • Factores
        • Desencadenantes.
        • Que calman el dolor.
      • Topografía.
      • Intensidad.
      • Duración.
      • Variabilidad en el tiempo.
    • Una autoevaluación de la intensidad del dolor (o heteroevaluación en caso de no poder hacerlo uno mismo).
    • Estudio de las consecuencias sociales, profesionales y económicas (dejar de trabajar, rehabilitación...).
    • Análisis de los resultados de todos los tratamientos anteriores.
    • Análisis sistemático:
      • De las manifestaciones psicopatológicas provocadas por el dolor (ansiedad, depresión...).
      • De las interpretaciones, creencias del paciente sobre su dolor alejada de las del médico.

Orientar al paciente


Después de una evaluación inicial, la Alta Autoridad de la Salud de Francia recomienda orientar al paciente hacia un tratamiento especializado con el objetivo de:
  • Tener un análisis complementario con una evaluación profunda y multidireccional, cuando:
    • La intensidad y la duración del dolor son considerables en relación a la lesión causal supuesta.
    • Existe una repercusión importante en la vida social, profesional y familiar.
    • Se presenta una repercusión significativa en el estado psicológico del paciente.

.
  • Tener un análisis terapéutico complementario cuando:
    • El tratamiento se cambia regularmente porque alivia poco el dolor.
    • Es necesario una evaluación profunda del tratamiento (eficacia, efectos secundarios...).
    • Un abandono del tratamiento es previsto.
  • Dar un tratamiento más fácilmente al paciente
    • Enfoque multidisciplinario:
      • Psicológico.
      • Social.
      • Físico.
      • Educación terapéutica.
    • Para un tratamiento terapéutico específico.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 5 de noviembre de 2013 a las 16:12 por Carlos-vialfa.
El documento «El síndrome de dolor crónico: recomendaciones » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.