Poner límites entre el niño y la televisión

Haz una pregunta


No dejar a los niños de menos de 3 años mirar la televisión


Los especialistas recomiendan no dejar a los niños de menos de 3 años mirar la televisión, o en todo caso muy excepcionalmente.

Aunque dejar a un niño delante de la televisión tranquiliza a los padres y a algunos les permite estar tranquilos, no se debe hacer.

Demasiado inactivos


Quedar inactivos delante de imágenes, aunque éstas sean para niños, les impide interactuar con su entorno.

Imágenes chocantes

  • Un bebé o un niño pequeño es muy receptivo ante imágenes y sonidos que pueden chocarle o a veces hasta traumatizarle.
  • Lo que ve y escucha es mucho más violento que lo que puede vivir en la vida cotidiana.

Demasiado pasivo


El niño se vuelve demasiado pasivo, simple espectador de las imágenes que visualiza.

Ausencia de discernimiento


Por otra parte, los niños no tienen discernimiento de lo que asimilan (tomando lo que ven como su "realidad"), corren peligro de concebir las imágenes que ven en la televisión como reales y de reproducirlas más tarde en situaciones que les parecen normales.

Ningún aprendizaje de la vida real


Los niños que ven demasiada televisión están muy desconectados de la realidad y no confrontan problemas reales y errores que podrían cometer si juegan juegos educativos.

Ningún televisor en el cuarto de los niños


Es indispensable evitar poner un televisor en el cuarto del niño.

Después de los 3 años de edad


Después de la edad de 3 años, un niño puede mirar la televisión con prudencia y discernimiento, sin embargo, hay que instituir ciertas reglas:
  • Definir cuántas horas puede ver el niño al día.
  • Ver la televisión con el niño y criticar las imágenes observadas.

Atención


Ver demasiado tiempo la televisión podría excitar al niño y provocar disturbios de la concentración y de la atención.

Visión del niño: los signos que deben alertar
Contraindicaciones ORL de la natación