Hongos en los pies

Julio 2017

La infección producida por ciertos hongos en los pies suele ser muy contagiosa. Conoce las causas de esta micosis, cómo prevenirla y cómo tratar esta molestia.


Qué tipos de hongos pueden aparecer en los pies

Existen dos tipos de infecciones por hongos (micosis) en los pies: el 'pie de atleta' o 'intertrigo interdigital' (inflamación de la piel localizada entre los dedos del pie) y la onicomicosis (la infección de las uñas de los pies).

Ambas infecciones están provocadas por unos parásitos, los dermatofitos, que empiezan a multiplicarse en el pie. El hongo elimina la queratina, una proteína presente en la epidermis y que proporciona dureza y resistencia a la piel. Como resultado, la piel se vuelve escamosa y las uñas empiezan a destruirse y descolorearse.

Estos dos tipos de infección por hongos en los pies la produce en hongo Trichophyton rubrum. Otros tipos de levaduras, generalmente, solo invaden las uñas.

Hongos en las uñas de los pies

Las infecciones por hongos en las uñas de los pies son muy frecuentes a nivel mundial. Se calcula que afectan, aproximadamente, al 3 % y 4 % de la población.


La onicomicosis provoca la aparición de manchas amarillas y aspecto desagradable en las uñas. Normalmente, la onicomicosis se produce en las uñas de los pies, aunque también pueden aparecer hongos en las manos.

En Estados Unidos y América Latina los dermatófitos causan la mayor parte de las enfermedades fúngicas superficiales y son altamente contagiosas.

Otras onicomicosis causadas por hongos filamentosos no dermatófitos son las micosis superficiales por levaduras lipofílicas del género Pityrosporum y otras dermatomicosis.

Cuáles son los síntomas de la onicomicosis o la infección por hongos en las uñas de los pies

Los hongos atacan al lecho o base de la uña o a través de la cutícula. A menudo se asocian a microtraumatismos o pequeños traumatismos de repetición.


Los microbios y detritus que se acumulan en la base de la uña favorecen la infección y la inflamación. Aparecen manchas amarillo blanquecinas, la uña se vuelve sensible al tacto y al apretar en la zona afectada puede salir un liquido de aspecto cremoso amarillo o transparente. Con el tiempo puede aparecer un pigmento verdoso, fruto de la colonización por bacterias.

A medida que el hongo va invadiendo la base de la uña, la infección se va extendiendo a capas más profundas. La base de la uña se enrojece y empieza a doler.

Los hongos pueden aparecer primero en una uña y después extenderse a las demás. Con el tiempo la uña se despega del lecho. En otras ocasiones se produce un engrosamiento de toda la uña que presenta diferentes colores y cuya superficie se vuelve áspera.

La inmunodeficiencia, el trabajo y los ambientes húmedos pueden favorecer la cronificación de este proceso.

'Pie de atleta' - Hongos y ampollas en los pies

El 'pie de atleta' puede afectar al pie de tres formas distintas.


La forma intertriginosa, cuando los hongos afectan las zonas interdigitales (entre los dedos) y de flexión. Esta infección provoca mal olor, coloración blanquecina, fisuras dolorosas y sensación de picazón.

La forma queratósica, en cambio, daña las plantas, el dorso y las uñas del pie (onicomicosis). Como resultado, la zona enrojece, se descama, produce mal olor, comezón y ampollas dolorosas.

La forma dishidrosiforme ataca las superficies laterales, las plantas de los pies y los dedos. Aparece sensación de quemazón, descamación, comezón y ampollas que contienen un líquido claro, que después se vuelve purulento. También origina placas redondas de color rojo.

Cómo prevenir la aparición de hongos en los pies

Lava y seca correctamente los pies todos los días ya que la humedad crea el ambiente ideal para la proliferación de estos desagradables huéspedes.


Utiliza calcetines de algodón y cámbialos todos los días. Si tus pies sudan mucho, cámbiate varias veces al día. Es importante que los calcetines sean de algodón porque este tejido deja respirar a los pies y previene la sudoración. Recuerda que tanto la humedad como el calor son ideales para la formación de hongos.

Cambia de zapatos. Si tienes hongos en los pies, también aparecerán en los zapatos, así que cámbialos o lávalos para eliminar las bacterias. Después coloca en ellos talco. Además, es importante tener en cuenta que los mejores zapatos para prevenir los hongos son aquellos elaborados en piel, pues permiten la adecuada transpiración de los pies. Por el contrario, el plástico y los materiales sintéticos aumentan la sudoración.

No andes descalzo en zonas públicas como baños o piscinas. Los hongos son altamente contagiosos y si alguien los tiene, es probable que puedas tenerlos tú también, así que usa siempre calzado.

Cuáles son los mejores remedios caseros y naturales para eliminar los hongos de los pies

Coloca los pies en un recipiente con agua tibia y un tapón de lejía y sumerge tus pies durante 30 minutos, luego sécalos bien. Repite el procedimiento cada dos días, durante dos semanas y después, una vez por semana. El cloro resecará la piel y por ello deberás aplicar crema hidratante por las noches. Se trata de una forma sencilla de matar los hongos y mejorar la salud de tus pies.


Empapa algodón en vinagre de manzana y aplícalo suavemente durante veinte minutos en la zona afectada. Al igual que el cloro, el vinagre tiene la capacidad de reducir los hongos y evitar su proliferación.

Cómo eliminar los hongos de los pies con medicamentos

El 'pie de atleta' requiere un tratamiento de entre dos y seis semanas, la onicomicosis debe tratarse entre nueve o dieciocho meses.


Vendido como Lotrimin AF y Desenex, el clotrimazol está disponible sin receta médica para el tratamiento del 'pie de atleta' y como FungiCure Intensive Anti-Fungal Treatment para el tratamiento de la onicomicosis.

Miconazol también trata el 'pie de atleta' y se vende con el nombre de Monistat-Derm en crema. Para las infecciones de las uñas de los pies se vende con el nombre de Humco Miranel AF Anti-Fungal Treatment y Clearly Confident AF Cream. Este fármaco no está indicado para mujeres embarazadas o lactantes y niños menores de dos años.

Terbinafina es un medicamento de venta libre con cualidad de prescripción. La terbinafina, comercializada con el nombre de Lamisil Lamisil y AT, no es apta para uso en niños menores de doce años. La terbinafina se aplica externamente dos veces al día. Es el tratamiento más efectivo para una infección por hongos entre los dedos pero no es eficaz contra la onicomicosis.

Tolnaftato trata el pie de atleta y se comercializa con los nombres de Tinactin y Aftate. Este fármaco está disponible en crema, gel, spray y polvo. Para la onicomicosis se vende con el nombre de Mycocide NS y soluciones Pro Clearz. Se aplica dos veces al día y es solo para uso externo.

Por último, el ácido undecilénicose vende sin receta médica con los nombres de Tineacide y líquidos FungiCure anti-hongos. Actúa inhibiendo el crecimiento de hongos y es eficaz en el tratamiento del 'pie de atleta'. Se aplica externamente dos veces al día. Según Drugs.com, el ácido undecilénico no debe ser utilizado por mujeres embarazadas o lactantes ni por los diabéticos.

Medicamentos orales con receta médica

Se utilizan cuando las infecciones por hongos son más graves o no responden a los medicamentos de venta libre. Estos incluyen el itraconazol, el fluconazol y la terbinafina.


Los medicamentos orales pueden provocar efectos secundarios como molestias gastrointestinales, erupciones cutáneas y función hepática anormal.

Foto: © deepspacedave - Shutterstock.com

Consulta también

Publicado por DRA. MARNET. Última actualización: 21 de marzo de 2016 a las 18:44 por CaminoCCMSalud.
El documento «Hongos en los pies» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.