La esterilidad masculina







También el hombre puede tener su parte de responsabilidad cuando se presenta un problema de infertilidad en una pareja.

La esterilidad masculina es la responsable del 10% al 30% de las situaciones.

Los dos miembros de la pareja están implicados en más del 30% de los casos.

Las causas masculinas de esterilidad no se acompañan de problemas sexuales y la fertilidad no tiene ninguna relación con la virilidad.

Las anomalías de los espermatozoides

  • Una esterilidad masculina puede estar provocada por una producción de espermatozoides de mala calidad, una insuficiente producción de espermatozoides o una anomalía en el transporte de estos espermatozoides
    • La Oligospermia : cantidad insuficiente de espermatozoides en el esperma. Normalmente hay al menos 20 millones de espermatozoides por ml de esperma. Un número inferior a 10 millones/ml puede ser responsable de una infertilidad
    • La Azoospermia : el líquido espermático no contiene ningún espermatozoide
    • La Atenospermia : defecto en la movilidad de los espermatozoides que provoca dificultades para desplazarse. En condiciones normales existen al menos un 40% de espermatozoides móviles en el esperma. Por debajo de este umbral, se habla de atenospermia
    • La Necrospermia : se caracteriza por un porcentaje elevado de espermatozoides muertos (> 50 %). Normalmente la causa suelen las infecciones
    • La Teratospermia : cantidad muy importante de espermatozoides malformados y presencia de una tasa anormalmente elevada de espermatozoides anormales del orden de al menos un 50%
    • Con frecuencia las anomalías se asocian entre sí y así se puede hablar de Oligoastenospermia o de Oligoastenoteratospermia

Las otras causas de la esterilidad masculina


Pueden ser mecánicas, infecciosas y genéticas. El origen hormonal es raro.
  • Los traumatismos del o de los testículo(s)
  • Las secuelas por infecciones víricas (especialmente por el virus de la paperas)
  • Las infecciones sexualmente transmisibles
  • El consumo de alcohol y tabaco
  • Las irradiaciones
  • El varicocele (varices que se desarrollan a nivel de los testículos)
  • La criptorquidia (fallo del descenso de los testículos hacia el escroto durante el desarrollo embrionario)
  • La quimioterapia
  • La eyaculación retrógrada : el esperma no se eyacula hacia el exterior sino hacia la vejiga
  • La exposición a un calor intenso
  • La presencia de anticuerpos antiespermatozoides : los hombres pueden, en ocasiones, inmunizarse contra sus propios espermatozoides ; en este caso, la movilidad y la capacidad fecundante de los espermatozoides disminuye
  • Ciertas enfermedades del hígado y del riñón
  • Las exposiciones repetidas a compuestos químicos
  • La obturación de los canales (epidídimicos, canales deferentes o eyaculadores) que impiden la salida de los espermatozoides, a pesar de una calidad normal de espermatozoides producidos por los testículos
  • Una anomalía genética: el síndrome de Klinfelter, anomalía cromosómica que asocia una atrofia de los testículos, una azoospermia (ausencia de espermatozoides en la eyaculación) y una ginecomastia.


Entre el 10% y el 15%, incluso el 25% de los casos, no se encuentra ninguna causa de esterilidad ni en el hombre ni en la mujer