Sibutramina: para qué sirve, cómo tomarla y efectos secundarios

Haz una pregunta
La sibutramina es un medicamento inhibidor del apetito que se usa para el tratamiento de la obesidad. Su denominación comercial más habitual es Reductil, aunque también puede encontrarse bajo el nombre de Cetonil, Redumed, Meridia, Ipogras y Tramentel, entre otros.


Para qué sirve (indicaciones)

La sibutramina está indicada para la pérdida de peso y el tratamiento de la obesidad. Su uso solo puede realizarse bajo prescripción médica y con receta controlada. El uso de este medicamento debe estar acompañado de ejercicio físico y una dieta equilibrada.


La sibutramina es un medicamento que genera polémica y debate en la comunidad científica. En 2010, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) prohibió la venta de sibutramina debido a los riesgos asociados a la droga eran mayores que los beneficios. En varios países de América Latina sigue estando a la venta.

Cómo tomarla (dosis)

Coincidiendo con la polémica sobre la prohibición de la sibutramina en la Unión Europea, varias agencias sanitarias de América Latina determinaron que este medicamento debe tener una dosis diaria máxima de 15 mg. Dentro de ese límite, la dosis de cada paciente debe ser determinada por un médico.

Efectos secundarios

La sibutramina tiene varios efectos secundarios peligrosos. Entre las reacciones más comunes asociadas al uso de este medicamento se encuentran las náuseas, el insomnio, el adormecimiento de las extremidades, la crisis de ansiedad, las palpitaciones y el aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca. Finalmente, el uso de sibutramina está asociado a un mayor riesgo de infarto y accidente cerebrovascular.

Contraindicaciones

La sibutramina tiene una larga lista de contraindicaciones. En primer lugar, deben evitarla las mujeres embarazadas y aquellas en fase de lactancia. El riesgo de padecer problemas cardíacos también veta su uso por parte de pacientes hipertensos o con otras enfermedades cardiovasculares. Más allá de esto, las personas que padecen dolencias hepáticas o renales, glaucoma y epilepsia tampoco deben hacer uso de la sibutramina.

Composición

Una pastilla de sibutramina está compuesta por entre 10 y 15 mg de cloridrato de sibutramina, en función de la dosis, y excipientes (celulosa microcristalina, dióxido de silicio, estearato de magnesio y lactosa).

Foto: © Igor Zakharevich - 123RF.com