Rosácea: prevención y tratamiento

La rosácea, aunque sea benigna, necesita un tratamiento médico. Algunos buenos hábitos y medidas simples pueden prevenir la aparición de estos enrojecimientos localizados y difusos.

Prevención de la rosácea

Reglas de higiene de vida

  • Si va a exponerse al sol, hágalo antes de las 11 horas y después de las 16 horas, protegiendo su piel con una crema de índice elevado para evitar las quemaduras solares.
  • Limite las exposiciones solares.
  • Ciertos alimentos y ciertas bebidas contribuyen a la dilatación de los vasos y a la aparición de la rosácea: café, bebidas calientes, alcohol, especias, etc. Evite consumirlos.
  • En tiempo de bastante frío, viento o nieve, proteja su cara con una prenda caliente.
  • Estrés y emociones fuertes pueden ser la causa de la rosácea. Aprenda a relajarse.
  • Evite los saunas y los baños calientes prolongados.

Tratamiento facial

  • Evite el agua caliente en la cara, prefiera agua tibia.
  • Evite productos limpiadores a base de alcohol o a base de ácido. En caso de duda, consulte con un farmacéutico.
  • Aplique una crema para la rosácea.

Tratamiento de la rosácea

Observaciones

  • La rosácea en caso de embarazo no necesita tratamiento. Por lo general, desaparece algunas semanas o meses después del parto.
  • La rosácea del bebé y del niño desaparece a medida que la epidermis aumenta su espesor.

Tratamientos medicamentosos

  • Antibióticos: la mayoría de las veces, se prescribe una crema a base de metronidazol o a base de clindamicina. Cuando la rosácea se extiende o cuando provoca una inflamación en los ojos, el médico puede prescribir un antibiótico oral (minociclina, antibiótico de tetraciclina) durante tres meses.
  • Ácido azelaico: en crema o gel que hay que aplicar localmente, ayuda a disminuir el número de pústulas y a atenuar los enrojecimientos.
  • Isotretinoína oral: utilizada para las formas graves de rosácea, como la rosácea fimatosa o aparición de pápulas, pústulas o nódulos resistentes a otros tratamientos.

Cirugía

Los tratamientos quirúrgicos son recomendados para disminuir la apariencia de pequeñas líneas rojas debido al estallido de los vasos sanguíneos.

  • Electrocoagulación: actúa sobre la rosácea, necesita varias sesiones y puede provocar hemorragias, enrojecimientos y formación de pequeñas costras.
  • Cirugía al laser: menos doloroso que la electrocoagulación. Puede sin embargo provocar equimosis o un enrojecimiento pasajero.
  • Dermoabrasión: técnica que "gasta" la capa superficial de la epidermis por paso de un pequeño cepillo rotativo.

Saber más

Haz una pregunta
CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud.
El documento « Rosácea: prevención y tratamiento » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM Salud (salud.ccm.net) como tu fuente de información.