El cardiofrecuencímetro

Haz una pregunta
El cardiofrecuencímetro, también conocido como frecuencímetro cardiaco o pulsómetro, es un aparato que calcula la frecuencia de los latidos del corazón con el objetivo de hacer más beneficiosa la actividad física.


Qué es un cardiofrecuencímetro

Se trata de un pequeño aparato, del tamaño de un reloj, que permite medir la frecuencia cardiaca al instante. De esta manera, la persona puede modular (aumentar o disminuir) la intensidad de su actividad física.

Cómo funciona un pulsómetro

El pulsómetro o cardiofrecuencímetro capta la información enviada por otro aparato que se encuentra en el interior de un cinturón colocado a la altura del tórax. Este aparato posee electrodos que captan la frecuencia de los latidos del corazón en tiempo real.


El pulsómetro recibe y muestra los resultados de la frecuencia cardiaca. Puede llevarse en la muñeca (como un reloj de pulsera) o colocarse en el manubrio de la bicicleta.

Para qué sirve el cardiofrecuencímetro

El cardiofrecuencímetro vigila la intensidad del esfuerzo físico. Permite practicar deporte sin forzar demasiado al corazón, así como medir el número de los latidos.

El corazón se vuelve más resistente, se agita de una manera más lenta y menos brusca. De esta forma, la persona puede practicar deporte más tiempo sin agotarse. También mejora la práctica deportiva de la persona.

La evolución de la frecuencia cardiaca durante la actividad deportiva es un buen indicador de la condición física. Con la ayuda del cardiofrecuencímetro puedes descubrir y modular tu ritmo al hacer deporte.

Cómo utilizar el cardiofrecuencímetro

Introduce tu edad, estatura, peso y género en el cardiofrecuencímetro. El cálculo de la frecuencia cardiaca máxima (FCM) indica a qué ritmo debes practicar la actividad deportiva.

La fórmula de la FCM es 220 - la edad de la persona que realiza la actividad. Por ejemplo: la FCM de un hombre de 40 años es de 180 latidos por minuto (220 - 40 = 180).

Para evitar el exceso de esfuerzo se recomienda emplear entre 60 % y 70 % de tu FCM. Así, una persona de 40 años, cuya FCM es de 180, tendría que realizar actividad deportiva a un ritmo de 120 a 130 latidos por minuto. Durante la actividad deportiva, el cardiofrecuencímetro te muestra si vas a un ritmo superior o inferior a tu FCM.

Algunos cardiofrecuencímetros tienen un sistema de alarma que indica si el ritmo empleado por la persona es superior o inferior a su FCM. Observar la frecuencia cardiaca permite modular (disminuir o aumentar) la intensidad del esfuerzo físico. Para evitar el exceso de esfuerzo se recomienda realizar la actividad física a un ritmo inferior a la FCM.

El cardiofrecuencímetro permite tener un verdadero control sobre la intensidad del esfuerzo físico. Determina a qué frecuencia cardiaca se debe realizar la actividad física de modo que sea más beneficiosa.

Quiénes pueden utilizar un cardiofrecuencímetro

En primer lugar, los deportistas de alto nivel, pero también las personas enfermas, sobre todo aquellas que padecen enfermedades cardiovasculares.


Para un deportista de alto nivel es muy importante conocer su frecuencia cardiaca, ya que así puede establecer un mejor plan de entrenamiento.

También puede utilizarlo cualquier persona que practique algún deporte, ya que el cardiofrecuencímetro es un buen indicador de la actividad y de la oxigenación cardíacas.

Foto: © hircus – Shutterstock.com
Dra. Marta Marnet

CCM Salud es una publicación informativa realizada por un equipo de especialistas de la salud y redactores supervisados por la Dra. Marta Marnet (número de registro 19741 en el Colegio de Médicos de Barcelona, España).

Más información sobre el equipo de CCM Salud

Consulta también